“Hijos sicarios”, la crianza como un reflejo de la sociedad de hoy

SANTO DOMINGO. Ante el descontrol social que se percibe en el país ante las desapariciones de personas, jóvenes implicados en atracos y homicidios, el psicólogo César Mella se pregunta qué ha cambiado en la sociedad. A su juicio, el problema radica en la forma de educar de los padres y los valores que inculcan a sus hijos. “A los jóvenes de este siglo hay que llamarlos varias veces en la mañana para llevarlos a la escuela y, digo llevarlos porque no tienen que tomar el camión o caminar larguísimas distancias para llegar a ella. Se levantan generalmente irritados porque se acuestan muy tarde, viendo televisión por cable, jugando playstation, hablando o enviando mensajes por teléfono o chateando por la Internet”, apunta. El experto de la conducta humana destaca que los adolescentes de hoy, no se ocupan de que su ropa esté limpia y mucho menos en poner un dedo en nada que tenga que ver con arreglar algo en el hogar. Indica que tienen los juegos y equipos digitales más modernos del mercado y muchas veces sin merecerlo, presumen el celular más novedoso. “Nos asombramos porque los sicarios cobran cuotas sin trabajar por ellas, cuando a nuestros hijos los acostumbramos a darles todo incluso su cuota semanal o mensual sin que verdaderamente trabajen por ella, y todavía se quejan porque eso no les alcanza”, agrega. Deploró que cada día se aleje la tasa de independencia, pues aún graduados y con trabajo, hay que seguirlos manteniendo, pagándoles deudas, servicios y hasta los partos de sus hijos. Mella advierte que el fallo radica en que muchos padres quieren darles todo a sus hijos para que no pasen las carencias que ellos enfrentaron durante su juventud. “Nuestros hijos no conocen la verdadera escasez, el hambre. Se criaron en la cultura del desperdicio: agua, comida, luz, ropa, dinero. El dame y el cómprame, siempre fue generosamente complacido convirtiendo a nuestros hijos en habitantes de una pensión, con sirviente y todo incluido, que después intentamos que funcionara como hogar”, subraya. Recomienda a los padres crearles a sus hijos el hábito de saber ganarse el dinero con honestidad, la comida, la ropa, el costo de la estancia en la casa en la cual no aportan para el pago de servicios. “Edúquenlos en la cultura de la correspondencia y el agradecimiento. Que los sábados o domingos laven el carro, ayuden a limpiar la casa, no su cuarto, esa debe ser obligación de siempre sin pago de por medio. Háganles la costumbre de limpiar sus zapatos, de que paguen simbólicamente, por todo lo que gratuitamente reciben, implántenles la ideología de ameritar una especie de beca escolar que ustedes pagan, y por la que ellos no pagan ni un centavo, eso puede generar una relación en sus mentes trabajo=bienestar”, sostiene. Exhorta además enseñar a los niños desde temprana edad a lavar, planchar y cocinar, para que entiendan la economía doméstica en tiempos que podrían ser más difíciles. Asimismo cuidar lo que ven en televisión y evitar las novelas, videojuegos violentos, la moda excesiva y toda la electrónica de la comunicación. “Aconséjalos, platica con ellos, no los ofendas, no los reprendas en público. Si lo haces, nunca lo olvidarán. Nunca te lo perdonarán”, concluye.

Top News






Full of Books