Markn Rypien, exjugador de NFL, dice que trató de suicidarse

SPOKANE, Washington. Mark Rypien, quien llegó a ser el Jugador Más Valioso de un Super Bowl, reveló que padece una persistente depresión que lo ha llevado a intentos de suicidio. Y ahora se pregunta si las lesiones cerebrales que sufrió al jugar fútbol americano incidieron en sus problemas emocionales. El ex quarterback de 55 años se muestra preocupado por su futuro, y reveló algunos pasajes oscuros de su pasado. “Hubo conductas que simplemente fueron grotescas”, comentó Rypien en un artículo publicado el viernes por el diario The Spokesman-Review. Asimismo, una entrevista con el exjugador fue transmitida por el canal KHQ-TV de la misma ciudad. Danielle, la esposa de Rypien, se dijo también preocupada por el futuro del exdeportista. “Recuerdo que pensé, ‘¡Dios mío!, él va a terminar en un hospital psiquiátrico’”, comentó Danielle. “No quiero verlo corriendo por las calles con un carrito de supermercado”. Rypien rompió récords como quarterback en la secundaria en Spokane y brilló después en la cercana Universidad Estatal de Washington. Fue reclutado en 1986 por los Redskins de Washington y siguió jugando hasta 2002. Desde entonces, pareció vivir cómodamente en Spokane. Ahora ha revelado que no fue así. “Mi historia es impactante porque la gente me mira de un modo distinto. Quiero que ellos me vean como soy”, dijo Rypien. “He descendido por caminos oscuros. He cometido algunos errores horribles, horribles. Pero me he dado la oportunidad de seguir adelante”. Rypien, quien llevó a los Redskins a la victoria en el Super Bowl de 1992 sobre Buffalo y fue elegido el Jugador Más Valioso del partido, recordó que había jugado durante 26 años al fútbol americano organizado. Afirma que sufrió varias conmociones cerebrales. “La gente piensa que debes quedar noqueado para sufrir una conmoción”, dijo. “Hay cientos de veces en que te olvidas de esto y vuelves a jugar. Lo grave son los golpes acumulados. Eso es lo que causa el daño cerebral”. Rypien afirmó que sufre depresión, ansiedad y aislamiento. “Me encuentro ansioso por volver a casa para estar solo”, reveló. Hace una década, sus conductas impulsivas comenzaron a agravarse. Se volvió más agresivo. Un día, grabó un mensaje de audio de 20 minutos en su casa. Iba dirigido a Danielle, quien debía encontrarlo cuando se suicidara. Pero no se quitó la vida. Tiempo después, Rypien sí ingirió 150 tabletas de Advil, con ayuda de una botella de vino. Danielle lo encontró y le indujo el vómito para salvarlo. “Me sentía avergonzado y culpable por estar deprimido todo el tiempo”, rememoró Rypien. “No quería estar más aquí”.





Full of Books