Citan trabas y baja competitividad entre causas de déficit comercial dominicano

SANTO DOMINGO. El déficit de la balanza comercial de República Dominicana con el resto del mundo obedece, según algunos expertos consultados, a trabas y a la baja competitividad de algunos sectores productivos. Algunos precisan que pese a que el país cuenta con dos acuerdos comerciales, el DR-Cafta y el EPA, que le abren las puertas a los mercados más importantes del mundo, no los ha sabido aprovechar por las dificultades para productir y la baja competitividad de la nación. Para el economista Antonio Ciriaco, si la República Dominicana percibiera una disminución de un 25% de sus ingresos por turismo y remesas, se dispararía la tasa de cambio esto y provocaría una crisis en la economía. “Si eso ocurre, estamos hablando de que el tipo de cambio se puede colocar y llegar hasta a RD$55 por US$1 o casi RD$60 por US$1, o sea estamos diciendo que sea un derrumbe prácticamente en términos de la generación de divisas y el impacto que eso va a tener en la estabilidad macroeconómica es muy grande”, indicó el economista, director de la Escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Sobre la situación, la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), Circe Almánzar, recordó que cuando este país firmó el Dr-Cafta esa entidad alertó sobre la importancia de implementar políticas de fortalecimiento de los sectores productivos y las exportaciones para paliar el efecto del incremento de las importaciones que vendrían desde Estados Unidos. “Teníamos acceso preferencial hacia ese país y el cambio que se veía venir era el de desmonte arancelario de productos libres de impuestos desde ese país” indicó la dirigente empresarial. Manifestó que la AIRD hizo dos congresos industriales con propuestas de acciones para mejorar la competitividad y productividad de las industrias en el marco de la apertura comercial, pero afirmó que muchas de ellas no lograron implementarse y algunas fueron insuficientes para contrarrestar el efecto de las importaciones. En tanto el vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), Ernesto Selman, consideró que el déficit de la balanza comercial es un reflejo de la escasa capacidad de competir de las empresas radicadas en el país. Indicó que mucho del flujo de divisas al país ha venido por el endeudamiento público externo, es decir, por la emisión de bonos soberanos en los mercados internacionales y por la inversión de extranjeros en bonos del Gobierno emitidos en el mercado de valores localmente. En ese sentido, Selman expresó que lo importante para la República Dominicana sería aplicar un conjunto de reformas estructurales (institucionales y económicas) que puedan reducir las barreras a la inversión y los costos de producir internamente para que las empresas radicadas en el país tengan mayor capacidad de competir tanto en los mercados internacionales como localemente con los productos que son importados.





Full of Books