Cientos de personas de todas las edades asisten a jornada de empleos

SANTO DOMINGO ESTE. Euris, Ana y María tienen en común que son ingenieros civiles. El primero se graduó en el 2015 y no ha ejercido por falta de un empleo o contrato, las últimas han trabajado en sus áreas de formación pero tienen tres años desempleadas y dos hijos que mantener, en el caso de la segunda. Ellos formaron parte de las más de 1,000 personas que asistieron ayer a la jornada de empleos convocada por el Ministerio de Trabajo y el Ayuntamiento Santo Domingo Este, como parte de un acuerdo. Otras como Rosaura y Leidy también fueron a la feria de empleos, pero no habían definido el área específica en las que deseaban trabajar. Ellas estudian educación inicial y se enteraron por un anuncio en el internet y por “radio bemba” de las ofertas de empleos, pero desconocían que se especificaba que era para ingenieros, arquitectos, electricistas albañiles, ayudantes de albañiles e instaladores de sheetrock , personal de seguridad, entre otros, en lo que no estaban los de docentes. Ellas solo reaccionaron al llamado de empleos, porque la necesidad de conseguir un trabajo para pagar sus estudios y contribuir con el gasto familiar es lo que les importa. Desde las 6:00 am, cientos de personas aplicaron por uno de los 800 empleos que ofertaron cuatro empresas de las áreas de seguridad, call center y constructoras, supervisadas por el Ministerio de Trabajo y la alcaldía del municipio, en la primera feria de empleos celebrada en exclusiva para los habitantes de la zona oriental. En el municipio, el desempleo es el tercer problema más grave que enfrentan sus residentes, superado por la delincuencia, dijo el alcalde Alfredo Martínez, basado en los resultados de una encuesta que se hizo hace un tiempo. Había personas de todas las edades, aunque predominaron jóvenes que buscaban reinsertarse al mundo laboral o de su primer empleo. El proceso, que se desarrolló de forma organizada, consistió en que a los convocados se les entregaba un formulario que debían llenar con sus datos personales y el área donde les interesaba laboral. A las personas que cumplían con uno de los perfiles de puestos, las empresas interesadas los entrevistaban y al final se les informaba que serían contactados si resultaban elegidos. Con esa esperanza fueron abandonado el lugar y ahora solo les queda rezar para que Dios les conceda el empleo, como dijo Leidy.

Top News






Full of Books