Esencia del gusto dominicano enfrenta nuevas tendencias

SANTO DOMINGO. Entre los grandes atractivos para el desarrollo del turismo que tiene la República Dominicana está es su oferta gastronómica, por el arte de cocinar con buen gusto y sus típicos platos. Con una cocina de descendencia indígena, española, africana y hasta asiática, incorpora cada vez creativos sabores. Los nuevos exponentes de la gastronomía criolla, implementan ingredientes autóctonos y propios de la isla para combinarlos con técnicas modernas. Es una fusión de sabores y presentaciones vanguardistas para deleitar al comensal o turista que de cualquier parte del mundo nos visita, dejando en cada bocado una parte de nuestra rica cultura. Este esfuerzo criollo enfrenta una nueva tendencia: influencias extranjeras de comidas rápidas, económicas y de fácil acceso. La ciudad de Santo Domingo como muchas grandes urbes tiene un estilo de vida cada vez más apresurado y esto lleva a la gente a necesitar lugares frescos, económicos y, sobre todo, rápidos. Al cuestionar varios chefs dominicanos sobre restaurantes de comida rápida y los muy de moda food truck (camiones de comida) que ofertan hamburguesas, hot dog (perros calientes), tacos, burritos, papas fritas, pizzas, pollo frito, entre otros, no lo valoran como un elemento negativo para la gastronomía dominicana, sino como una preferencia personal, al decidir sobre comer saludable, o rápido, o rico, o barato, o todas las anteriores. Y es que a pesar de que esos camiones asociados con comida rápida y que en el país aún no se motivan a preparar platos gourmet o especialmente dominicanos, no los rechazan.





Full of Books