Escáner médico ofrecerá imágenes tejidos en colores

NUEVA ZELANDA. Qué ocurriría si, en lugar de una radiografía en blanco y negro, el médico tuviera acceso a imágenes en color y de tres dimensiones del cuerpo de un paciente que le permitieran identificar los tejidos que se están escaneando? Esta tecnología de rayos X en color, que puede producir imágenes más claras y precisas y ayudar a los facultativos a lograr diagnósticos más exactos, ya funciona en un equipo médico desarrollado por investigadores neozelandeses, y ha permitido escanear con éxito algunas partes de un cuerpo humano, informa el CERN, la Organización Europea de Investigación Nuclear. ¿Y por qué anuncia este avance médico el CERN (https://home.cern), un centro de investigación donde físicos e ingenieros están sondeando la estructura fundamental del universo y los componentes básicos de la materia utilizando los instrumentos científicos más grandes y complejos del mundo, como son los aceleradores de partículas? Ello se debe a que este escáner médico, desarrollado por los científicos y profesores Phil y Anthony Butler, de las universidades de Canterbury (UC) y Otago (UO), en Nueva Zelanda, se basa en la tecnología Medipix3 desarrollada en el CERN, para detectar y obtener imágenes de las partículas subatómicas de alta energía que se investigan en los aceleradores. Los microchips electrónicos detectores de la serie Medipix funcionan como una cámara, detectando y registrando cada partícula individual que les llega cuando su obturador electrónico está abierto, lo cual permite generar imágenes de muy alta resolución, contraste y precisión, según el CERN. El Medipix3 es la versión más avanzada de esta tecnología utilizada en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) situado cerca de Ginebra, en la frontera de Suiza con Francia, y que es el mayor y más potente acelerador de partículas del mundo, según el CERN. Phil Butler, físico de la UC, y su hijo Anthony, radiólogo y profesor en la UC y la UO, adaptaron para un escáner médico de escala humana, el Medipix3, utilizado por el CERN en el LHC para la búsqueda de la “partícula de Dios” o bosón de Higgs, según la Universidad de Canterbury, UC, (www.canterbury.ac.nz). Phil Butler asegura que esta tecnología permite obtener unas imágenes para diagnóstico que no se pueden conseguir con ninguna otra herramienta de imágenes médicas.

Top News






Full of Books