Acero inoxidable: qué es, tipo de mezcla, características y cómo se hace

0

El acero inoxidable es uno de los metales más utilizados en el mundo,  compuesto por varios elementos de aleación. El principal elemento de aleación es el hierro (más del 50%), esta la base del acero inoxidable pero para su fabricación se utilizan otros elementos, por lo que os hablamos a continuación cómo se hace, cuáles son sus características, los tipos de mezcla de acero inoxidable.

Acero inoxidable: qué es, tipo de mezcla, características y cómo se hace

El acero inoxidable es una familia de aceros, una aleación de hierro y carbono en la que se incorpora cromo que, por encima del 10,5% en solución (según el contenido de carbono) en la matriz, provoca la formación de una capa protectora de óxido de cromo que confiere a estos aceros el que sea inoxidable y que tenga una gran durabilidad.

Esta es sin duda la gran característica de los aceros a los que se les ha añadido cromo, que se vuelven inoxidables, de modo que cualquiera e los materiales fabricados con este acero tienen muy buena resistencia a la corrosión gracias además a su mezcla de cromo / níquel y acero inoxidable, cuyas proporciones están indicadas por las denominaciones 18/10 y 18/8.

Los otros elementos utilizados en las aleaciones que encontramos en los distintos tipos de aceros que no se oxidan tienen su propia función: el níquel proporciona estabilidad y solidez, el cromo proporciona resistencia a la oxidación y el molibdeno proporciona una resistencia adicional a la oxidación en condiciones extremas como lugares muy contaminados.

Clasificación del acero inoxidable

Según la norma europea EN 10088-12, un acero se clasifica como inoxidable si contiene al menos un 10,5% en masa de cromo y menos del 1,2% de carbono.

Acero inoxidable austenítico

El acero inoxidable es un metal higiénico noble y duradero que, a diferencia del aluminio, es resistente a las altas temperaturas y a los rayos UV (ultravioleta). Dentro de las distintas aleaciones de este tipo de acero, el austenítico es el más extendido, por su resistencia a bajas y altas temperaturas, a los golpes (buena ductilidad) y a la corrosión intergranular (previene la corrosión en un ambiente húmedo incluso después de la soldadura), otra cualidad: no es magnético.

Este material resistente a las variaciones de temperatura es especialmente apreciado por sus propiedades higiénicas, especialmente en el mundo de la restauración.

Un material notable y reciclable

Este tipo de acero además, es el material ideal para exteriores e interiores, está presente en muchas áreas de la vida diaria, industrias mecánicas, industrias alimentarias, industria química, transporte, medicina, cirugía, baño o cocina. Es también un tipo de acero ecológico porque es 100% reciclable, por lo que todos los accesorios desechados se utilizan para fabricar nuevos productos de la misma calidad.

Acero inoxidable utilizado desde la década de 1930

Desde los años treinta, este acero ha sido muy utilizado en la construcción de todo tipo de elementos, pero especialmente en las cocinas, y sobre todo en las cocinas profesionales de los grandes chefs.

El acero inoxidable es inalterable

Por último tenemos que añadir que este tipo de acero es inalterable, resistente al calor y los ácidos, resistente a los golpes, tiene un coeficiente de elasticidad (la vajilla no se rompe allí con tanta facilidad como en una encimera de mármol o cerámica). Su estructura también es interesante, porque su superficie está libre de poros, por lo que es perfectamente higiénica y muy fácil de mantener.