Animales mitológicos: cuál es el más poderoso y sus nombres

0

En la tradición de diferentes civilizaciones existen relatos que hacen referencia a mitos y leyendas de criaturas a las que se les otorga poderes mágicos. Muchas de ellas tienen un aspecto extraño ya que están formadas, en su mayoría, por la unión de diferentes especies. A continuación hemos seleccionado algunos animales mitológicos que se han ido olvidando con el paso del tiempo, pero que merece la pena conocer.

Catóblepon

El catoblepón es un animal que aparece en los relatos mitológicos de las primeras tribus que habitaron en la actual Etiopía. Se le describe como una criatura con un aspecto muy similar al de una vaca, pero con un espeso pelaje y con cuernos. El mito dice que este animal vivía en los pantanos y podía acabar con la vida de una persona adulta simplemente con su aliento.

Aqrabuamelu

El aqrabuamelu era el guardián del dios del Sol, Shamash, en la Antigua Mesopotamia. Se cuenta que su cabeza tocaba el cielo y quien osara mirarlo moría en cuestión de segundos. A pesar de esto, se le consideraba una criatura buena ya que advertía de los peligros del camino a los viajeros. En lo que respecto a su aspecto, el cuerpo es el de un escorpión y los brazos y el tronco de un hombre.

Ave del fuego

En la mitología eslava encontramos menciones al ave de fuego en diferentes momentos de la historia. Aunque existen variaciones, en todos los textos se le describe como un ser mágico que puede iluminar todo el bosque en mitad de la noche. No es una buena idea tratar de atraparlo porque hacerlo conlleva una maldición para el captor.

Rukh

Uno de los animales mitológicos más importantes de la historia es el rukh, que pertenece a la tradición persa. Se trata de un águila de gran tamaño que se alimenta de mamíferos como rinocerontes, elefantes y hasta seres humanos.

Kraken

Y, por último, el Kraken, cuyo origen está en la mitología escandinava. Es un calamar gigante que atacaba los barcos y los llevaba a las profundidades. Además, se dice que devoraba a los marineros.

En la mitología marina también se hace mención a Aspidochelone, una tortuga marina de grandes dimensiones que, con su caparazón, se hacía ver como una isla. Quienes la tocaran, se hundían en las profundidades.