La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos ha hecho un llamamiento para que se empiece a regular e instalar en todos los vehículos que se vendan es el territorio sistemas de monitoreo de alcohol en sangre o similar con el objetivo de acabar con los accidentes provocados por conductores ebrios.

Si bebes no conduzcas, este concepto y frase es conocida en todo el mundo, sin embargo, a la hora de aplicarlo es cuando parece que se olvida. Da igual las multas, que te retiren el carnet de conducir o la sanción que te impongan parece que hasta que no ocurre lo peor no se es consciente del peligro.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Es por ello por lo que cada vez más países están instando a las compañías automovilísticas que incluyan nuevos tipos de control en los vehículos que fabrican que ayuden a frenar el número de personas que cogen borrachas el coche.

Hace algo más de un mes, la Unión Europea estableció que a partir de 2024 cualquier nuevo modelo que se quiera vender en el territorio tendría que llevar los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor (ADAS) instalados, que entre otras cosas incluía un alcohol interlock.

Este aparato obliga al conductor expirar en un etilómetro antes de arrancar el motor para asegurarse de que cumple con la tasa de alcohol permitida. Ahora, EEUU quiere seguir los pasos europeos y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) quiere que estos sistemas junto a otros que prevengan accidentes sean obligatorios en todos los coches que se vendan en el país.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

“La tecnología puede evitar las decenas de miles de víctimas mortales de accidentes relacionados con la conducción bajo los efectos del alcohol y el exceso de velocidad que se producen cada año en Estados Unidos”, declaró la presidenta de la NTSB, Jennifer Homendy. “Tenemos que aplicar las tecnologías que tenemos aquí y ahora para salvar vidas”.

El problema es que la NTSB no tiene la potestad para instaurar esta normativa, y por ello desde 2012, con el apoyo del Congreso, busca que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras estudie y se decida a implantar estos sistemas. La bola ya se encuentra en el tejado de esta última institución, aunque es posible que tengamos que esperar un tiempo para que se convierta en realidad, ya que disponen de 3 años para tomar la decisión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentar con su cuenta de Facebook

Hits: 0