¡BIENVENIDO A NEW YORK!

0

Las negociaciones del contrato de Francisco Lindor con los Mets parecían bastante fluidas. Su swing ciertamente no lo ha hecho.

El campocorto estrella de 341 millones de dólares está bateando .203 con tres carreras impulsadas en 19 juegos con su nuevo equipo y ha comenzado a recibir abucheos en el Citi Field.
Se acabó la luna de miel. Bienvenido a Nueva York.
“Es interesante y divertido, y apesta”, dijo Lindor el miércoles por la tarde. “No se siente bien, seguro. Interesante porque es la primera vez que pasa en mi carrera. Y es gracioso porque me abuchean y la gente piensa que me voy a ir a casa y solo piensa, oh, ¿por qué me abuchean? Lo entiendo. Están abucheando porque no hay resultados. Eso es.
“Ellos esperan resultados, yo espero resultados y yo los obtengo, ¿sabes? Es parte del trabajo ”, agregó. “Solo espero que animen y salten al campo cuando empiece a conectar jonrones y empiece a ayudar al equipo a diario mucho más de lo que estoy haciendo ahora”.
El cuatro veces All-Star y dos veces ganador del Guante de Oro fue adquirido en un canje con Cleveland en enero, lo que le dio a los Mets una de las estrellas más brillantes del béisbol. Nueva York también recibió al lanzador Carlos Carrasco, quien está fuera de juego por una lesión, a cambio de los jóvenes del cuadro Andrés Giménez y Amed Rosario, además de dos prospectos de ligas menores.
El acuerdo generó entusiasmo entre los fanáticos de los Mets ansiosos por ver al equipo regresar a los playoffs por primera vez desde 2016. Lindor podría haberse convertido en agente libre después de esta temporada, pero el nuevo propietario Steve Cohen desembolsó $ 341 millones para fichar al bateador ambidiestro para un contrato de 10 años que comienza en 2022.
Lindor, que ya tenía garantizados 22,3 millones de dólares para esta temporada, acordó el contrato a largo plazo en la víspera del día de la inauguración, pero no hace falta decir que no ha tenido el comienzo que imaginó en Nueva York. Tiene un jonrón, dos extrabases y un mísero OPS de .578 en 83 apariciones al plato para los Mets, que tienen marca de 9-10.
Nada de lo que se esperaba de un dinámico jugador de 27 años que ingresó el miércoles con un promedio de bateo de .284, 139 jonrones, 99 bases robadas y un OPS de .828 en siete temporadas de Grandes Ligas.
“Todos pasamos por la adversidad en algún momento del año, y tengo que aceptarlo”, dijo Lindor, quien bateó .258 con un OPS de .750 durante una temporada 2020 acortada a 60 juegos. “Es simple y simple: tengo que ser mejor”.
Lindor caminó por primera vez el miércoles contra Boston, pero se ponchó en sus siguientes dos viajes y fue abucheado por segunda noche consecutiva, esta vez por una multitud llena de 8.051 personas con capacidad limitada debido a la pandemia de coronavirus.
Arrancó una línea en la octava entrada, pero el segunda base Marwin González le robó un hit en un agarre en salto, y terminó 0 de 3 en la derrota de Nueva York por 1-0.
“Honestamente, me siento bien”, dijo Lindor antes del partido. “Sí, hay momentos en los que siento que debería haber conseguido un hit en ese turno al bate con ese lanzamiento y simplemente lo fallé. Es parte del juego. Lo estoy intentando. Estoy haciendo todo lo posible para tener éxito y ayudar al equipo a ganar.
“Ayer hubo un par de lanzamientos que fueron bolas que perseguí. Honestamente, siento que esa fue la primera o la segunda (vez) en los últimos dos días que realmente comencé a perseguir. Siento que estaba teniendo turnos al bate de calidad todo el tiempo “.
El mánager de los Mets, Luis Rojas, dijo que Lindor llegó al estadio muy temprano para la práctica adicional el miércoles y ha estado trabajando con el entrenador de bateo Chili Davis para salir de su angustia.
“Sé exactamente lo que estoy haciendo. Es por eso que no me siento frustrado en el sentido de que voy a casa o después de cada turno al bate estoy pensando y pensando y pensando constantemente, porque sé lo que está sucediendo ”, dijo Lindor. “Siento que no he puesto el mejor swing en el béisbol en los últimos dos juegos, pero no siento que esté en una mala racha”.
Rojas dijo que Davis estaba buscando que Lindor volviera a incorporar algunos ejercicios que usó anteriormente en Cleveland, pero Lindor dijo que ha estado haciendo “exactamente lo mismo” durante toda su carrera.
“Va a funcionar”, dijo Lindor, quien se mantuvo optimista como de costumbre durante su videoconferencia con los reporteros e incluso se rió y sonrió varias veces.
“En este momento, si los fanáticos y la gente piensan que no estoy haciendo mi parte para ganar y quieren ver resultados, los resultados serán seguros. Ellos vendrán.”
Lindor dijo que todavía está tratando de adaptarse a la Liga Nacional después de pasar sus primeras seis temporadas en la Liga Americana.
“Lanzan un poco diferente, pero al final del día es la misma pelota y el montículo está a la misma distancia, y las bases están (en) los mismos lugares”, explicó. “Pero sí, está empezando a acostumbrarse a cómo lanzan, cómo hacen las cosas, cómo atacan a los bateadores. Solo tengo que ser mejor, para ser honesto. Tengo que ser mejor y seré mejor. Estoy ansioso por seguir aprendiendo la liga, seguro ”.
Cuando se le preguntó si tenía un mensaje para los fanáticos de los Mets sobre la paciencia, Lindor se rió.
“Para los fanáticos, ustedes son divertidos”, dijo. “Les daré los resultados, chicos. Y para mí el resultado es ganar, y eso es todo lo que quiero. No vine a Nueva York para batear .350 y ganar el MVP. Vine a Nueva York para ganar y voy a hacer lo que sea necesario “.