Bill Gates siguió viendo a una exnovia durante los años de su matrimonio

0

Durante los 27 años que duró su matrimonio con su esposa Melinda, Bill Gates siguió viendo periódicamente a solas a su exnovia Ann Winblad con la que mantenía una estrecha relación.

Los detalles de esta curiosa situación han vuelto a surgir después del anuncio de que la pareja está camino del divorcio.

Entre sus viajes personales cada año, la agenda de Bill Gates incluía una escapada de un fin de semana largo sin su esposa a una acogedora casa en una playa de Carolina del Norte propiedad de Winblad, una inversionista y empresaria de software, de acuerdo a FOX Business.

Unas visitas que eran conocidas por su esposa Melinda, ya que las habían acordado antes de casarse, contó el cofundador de Microsoft a la revista Time en 1997.

«Gates tiene un acuerdo con su esposa que él y Winblad pueden mantener viva su tradición de irse de vacaciones», reportó la revista en una nota sobre la vida y carrera de Gates. «Cada primavera, como lo han hecho por más de una década, Gates pasa un fin de semana largo con Winblad en su cabaña de playa en Carolina del Norte, donde corren en buggies y pasean por la playa».

De acuerdo a Bill, hablaban sobre tecnología y charlaban sobre cosas de la vida. «Compartimos nuestros pensamientos sobre el mundo y sobre nosotros», comentó Winblad a la revista.

Entre esas pláticas estaba Melinda. Winblad fue una de las personas que aprobó el matrimonio con su ahora exesposa.

«Cuando pensaba en casarme con Melinda, llamé a Ann para pedir su aprobación», reveló Bill en la entrevista.

Ann, quien es cinco años mayor que Bill, alabó la relación asegurando que Melinda sería una buena pareja, ya que contaba con fortaleza intelectual.

De acuerdo a Time, el empresario mantenía una fotografía con su exnovia en su oficina junto a la de su esposa con varios amigos durante en viaje a Indonesia en 1995.

Pero la relación entre Ann y Bill no se limitaba a una vez por año. La publicación reveló que los extortolitos mantenían constante comunicación, hasta el punto de ir a ver películas al mismo tiempo, en ciudades distintas, para luego discutirlas por teléfono.

Por su parte, Melinda confesó que jamás imaginó casarse con el magnate que había sido su jefe. En un video colgado en su cuenta de Instagram en el 2019, la ama de casa reveló que la propuesta matrimonial fue toda una sorpresa.

«Cuando me mudé a Seattle para trabajar en Microsoft… sabía que conocería a Bill porque la compañía era pequeña, pero ciertamente no tenía idea de que me enamoraría de Bill o que nos casaríamos», dijo. «Aún cuando al principio de la relación, nunca pensé que nos casaríamos».

El pasado lunes, Bill y Melinda anunciaron su divorcio tras 27 años de matrimonio citando una «ruptura irrecuperable».

«Ya no creemos que podemos crecer juntos como pareja en en la siguiente etapa de nuestras vidas, [pero] continuaremos trabajando juntos [en la fundación Bill & Melinda Gates]», anunciaron en las redes sociales.

La pareja, que celebró la boda en la isla hawaiana de Lanai en enero del 1994, tiene tres hijos: Jennifer Katharine, de 25 años; Rory John, de 21; y Phoebe Adele, 18.