Circula obra sobre la evolución del automóvil

0

Portada de la obra. Johnny Rotestán

“El automóvil y las vías de comunicación de la historia dominicana”, de la autoría de Santiago Castro Ventura, presenta la historia de la llegada al país de los automóviles y el entusiasmo generalizado que suscitó este acontecimiento en la población dominicana.

En la obra también se realiza una evaluación de los caminos, calles y carreteras criollas, por las que primero transitaron caballos, burros, coches y recuas en condiciones muy precarias.
Asimismo, se resalta el arribo de los automóviles en 1907 durante un período muy crítico de nuestra historia: se desarrolla una importante campaña de denuncias contra la Convención dominico-americana de 1907, que de modo acertado era calificada como un mecanismo que provocaría una intervención militar de los Estados Unidos. La solicitud de circulación de los automóviles estaba pendiente desde el año anterior y se concedió en aquellos momentos para tratar de distraer las protestas.

Pese a los inconvenientes políticos, la presencia de los primeros vehículos omnibus en la ciudad de Santo Domingo fue apoteósica, la población se mantenía atenta al paso de los ómnibus de los que sólo tenían referencias por la prensa. El gran entusiasmo que concitaron los vehículos de motor en la Capital, se transmitió a todas las localidades del país cuando de manera paulatina llegaban por primera vez.

De modo breve, en la obra, se discurre sobre el primer medio de transporte masivo, que fueron los trenes de Las Cañitas (Sánchez) a La Vega y el ferrocarril Central Puerto Plata, Santiago y Moca.Además, el tranvía animal de la ciudad de Santo Domingo.

Por otro lado, sobre los barcos de cabotaje que sólo viajaban de un puerto a otro puerto en la isla. Lo coches tirados por caballos, aunque mantuvieron su vigilancia hasta casi tres décadas después del advenimiento de los automóviles, de modo progresivo, fueron cediendo su espacio a la modernidad rodante, que se perfeccionaba con frecuencia y cada día aumentaba su atractivo en la población.