¿Cómo es la piel de los anfibios y qué función cumple?

0

Existen miles de anfibios en el planeta Tierra, cada uno con sus propias características. Sin embargo, hay algo que todos tienen en común, y es que son criaturas que viven a medio camino entre el agua y la tierra. Es más, el significado de su nombre es «doble vida», y todos nacen en el agua, como pequeños renacuajos con branquias y cola. A medida que maduran, las branquias son reemplazadas por los pulmones, y el cuerpo absorbe la cola. En lo que respecta a la piel de los anfibios, es húmeda, suave y viscosa.

Los anfibios se pueden encontrar en todos los continentes del mundo a excepción del Antártico. Los más conocidos de todos son las salamandras, los sapos y las ranas, aunque existen muchos otros.

Son muchas las personas que confunden a los anfibios con reptiles. Pero hay grandes diferencias entre ellos. Por ejemplo, los reptiles tienen escamas, mientras que los anfibios no.

Características de la piel de los anfibios

La piel de los anfibios está cubierta por secreciones de moco. Este es el motivo por el que siempre tiene aspecto de estar húmeda, y no porque todos los anfibios vivan en zonas húmedas como se cree. Hay un dato muy interesante sobre estos animales, y es que no pueden beber agua con la boca, de forma que la única manera que tienen de hidratarse es absorbiendo el agua a través de la piel.

En cuanto a la reproducción de los anfibios, la realizan en el agua con huevos. En la gran mayoría de casos son masas gelatinosas que forman una serie de tiras que se pegan a las hierbas y al paso. Los renacuajos nacen de los huevos, y son muy similares a los peces ya que tienen branquias y cola.

Cuando maduran, el cuerpo absorbe la cola y las branquias pasan a ser pulmones. Es entonces cuando los anfibios están listos para salir del agua. Algunos pasan su vida en la superficie terrestre, y vuelven al agua sólo para reproducirse, aunque lo más normal es que se queden en la costa y pasen tiempo en la tierra y en el agua.

Esto es todo lo que debes saber sobre la piel de los anfibios. Son animales muy interesantes, y algunos como las salamandras o los tritones, pueden regenerar partes de su cuerpo. Si por algún motivo pierden una extremidad, en poco tiempo les crece de nuevo.