Continúa éxodo de personas hacia el interior por fiestas de Año Nuevo

0

Cientos de personas continúan saliendo de la ciudad de Santo Domingo hacia sus pueblos de orígenes, para pasar la celebración de Año Nuevo junto a sus familiares y para botar el estrés que se vive durante todo el año en la capital.

En las paradas de autobuses que se dirigen hacia las provincias del norte, sur y este del país, el flujo de pasajeros era visible, al igual que el caos en el transporte. Los tediosos tapones de fin de año son comunes en calles y avenidas capitalinas por el éxodo masivo que taponan las vías repletas de personas con maletas, bultos, fundas y sacos.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Largas filas se observaban en paradas como la de Pedernales, Pimentel, Elías Piña, San Juan de la Maguana, La Vega y Moca. Las unidades de transporte también hacían cola para llenarse de pasajeros e iniciar el viaje, en uno de los fines de semanas más atractivos para los trabajadores y empleadores del transporte público.

En las estaciones de guaguas que se dirigen hacia el sur, un equipo de elCaribe conversó con Doralvis Gabriela Pereira, quien sostuvo que después de seis años sin viajar hacia Pedernales, esperará el año nuevo junto con sus abuelos. De igual manera, Soldelina Gregorio, con una sonrisa, dijo que irá a Elías Piña a esperar el año nuevo junto a sus padres.

En la autopista Duarte, a la altura del Kilómetro 9, los autobuses hacia La Vega, Santiago, Moca, Maimón, Cotuí, San Francisco de Macorís y otras rutas se llenaban de pasajeros con gran fluidez, aunque nunca falta la comparación de todos los años del chofer que se queja “que para esta fecha del año pasado había más movimiento”.

Denny Canela comentó que pasaría el Año Nuevo en el municipio Fantino, provincia Sánchez Ramírez, donde tendría un encuentro con una señora, a quien la considera como una madre para ella. Mientras que Jazmín Marmolejos, con sus dos hijas se dirigía hacia el municipio de Pimentel, provincia Duarte, para esperar el año nuevo junto a su madre.

En la ruta de guaguas hacia la región Este, en el Parque Enriquillo, el movimiento era inverso. Pues el éxodo de pasajeros hacia localidades del interior, para recibir el año 2022 era más lento, contrario a las paradas de otras regiones del país.

Emely González era una de las pasajeras que se dirigía hacia La Romana para reencontrarse con su abuela y esperar el año nuevo. Según dijo, el transporte fluía con normalidad. Mientras Silvia Betances cuenta que por primera vez viajará hacia Bávaro, provincia La Altagracia, para esperar año nuevo junto a su hermana.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Todo confluía en las estaciones de autobuses, entre las bocinas, los gritos de los cobradores y el vaivén de los vendedores ambulantes que ofrecían desde agua embotellada, dulces, mascarillas y comida chatarra hasta adornos de Navidad, prendas de vestir y juguetes.

En tanto, el chofer Eddy Montero, de la ruta de Hondo Valle, consideró que a partir del mediodía es cuando se verá el verdadero flujo de pasajeros y las largas hileras para conseguir un asiento con destino a ese u otro municipio del país, en víspera del final del año.

Comentar con su cuenta de Facebook