Cuál es el origen de los volcanes y cómo se formaron

0
23 views

El origen de los volcanes se encuentra a muchos kilómetros de profundidad por debajo de la superficie de la Tierra. Es en el manto terrestre donde se producen erupciones de magma que forman relieves similares a montañas gigantes que reciben el nombre de volcán, pero ¿Cuál es el origen de los volcanes y cómo se formaron? Os lo explicamos con detalle a continuación.

Cuál es el origen de los volcanes y cómo se formaron

Desde el núcleo hasta la superficie de la Tierra , nuestro planeta se divide en varias capas superpuestas. Entre ellas se encuentra la corteza terrestre, una capa de rocas compactas que comienza desde la superficie y se hunde hasta una profundidad de 70 km. Esta corteza está agrietada en lugares y segmentos en diferentes placas como un rompecabezas: las placas tectónicas. Cuando se mueven provocan erupciones volcánicas que pueden ser terrestres (más de 1.600 volcanes activos) o submarinas (más de 20.000 volcanes activos).

¿Cómo funciona en la práctica? Cuando una placa oceánica pasa por debajo de una placa continental, permite que el magma llegue a la superficie del cráter y haga erupción como lava, gas o elementos sólidos. A medida que se alejan, las placas oceánicas provocan erupciones volcánicas marinas que entran en erupción a varios cientos de metros de profundidad. A medida que se enfrían, estas rocas volcánicas se acumulan y, con el tiempo, a veces terminan subiendo a la superficie para formar islas ( el Piton de la Fournaise en la isla de Reunión, por ejemplo). En cuanto a los archipiélagos insulares, generalmente se forman en una zona cálida en la base del manto superior. Es un vulcanismo intraplaca llamado «punto caliente».

La teoría de las placas tectónicas

Para comprender el origen de los volcanes en toda su variabilidad fue necesario esperar hasta mediados de los años sesenta del siglo pasado, cuando se formuló la famosa teoría de las placas tectónicas (o placas ) ligada a la anterior teoría de la deriva continental. La corteza terrestre no es una sola pieza, sino que está formada por esas muchas partes llamadas placas que ya os hemos explicado y que «flotan» sobre las rocas semilíquidas del manto.

Bajo la corteza terrestre, la roca semilíquida se mueve lentamente: la roca más cálida se mueve hacia arriba y la más fría cae hacia abajo formando corrientes convectivas , que hacen que las placas se muevan.

La teoría de placas tectónicas clasifica también a estas en tres categorías: convergentes que son las placas que chocan la una con la otra, divergentes que es cuando las placas se separan unas de otras haciendo que el magma fluya desde una profundidad mayor y por último, transformantes que es cuando  dos placas que se mueven horizontalmente una con respecto a la otra.

La mayoría de los volcanes se encuentran en los bordes de las placas. Sin embargo, algunos volcanes, como los de Hawai, se elevan por encima de los puntos calientes debajo de la corteza terrestre. Un punto caliente es un área de la placa donde burbujea la roca del manto subyacente.

¿Cuál es la diferencia entre un volcán efusivo y uno explosivo?

Podemos decir entonces que un volcán es efusivo (tipo hawaiano) cuando el magma asciende en forma de coladas de lava más o menos espesas. Dependiendo de su fluidez, avanzan desde unos pocos metros hasta varios kilómetros por hora. Su temperatura puede subir hasta los 1200 grados. Este es particularmente el caso de las erupciones hawaianas de Kilauea y Mauna Loa.

Luego está la erupción explosiva que proyecta materiales sólidos y gas en grandes cantidades. Hablamos aquí del tipo vulcaniano (ceniza), pliniano (piedra pómez), estromboliano (bombas de gas), peleano (nube ardiente) o surtseyen (erupción “freática”) según el tamaño y las características de la explosión.