Cuando Alexa cambió el urbanismo de Madrid

0

Madrid Alexa Urbanismo inteligencia artificial

Javier Domínguez trabaja en Madrid en una consultoría urbanística. Una de sus principales herramientas de trabajo es el visor urbanístico del Ayuntamiento de Madrid. Tal y como afirma “es una herramienta imprescindible para el urbanismo en la ciudad ya que vincula cualquier calle, avenida o plaza al Plan General de Ordenación Urbana y que determina sí se trata de una norma zonal o área de planeamiento y ofrece los datos sobre los usos y las normas urbanísticas aplicables como edificabilidad, ocupación, altura, retranqueos,…”

Ese visor urbanístico es sólo uno más de los visores integrados en el Geoportal del Ayuntamiento que reúne también información sobre la red ciclista de la capital, indicadores de la composición de los hogares, edificios de la Administración Municipal en 3D o la Red Topográfica de Madrid, entre muchos otros.

Pero la labor de Javier se centra en el urbanismo puro y duro. Conocer la edificabilidad de un terreno o el grado de protección de un edificio es habitual en su día a día. Encontrar la información, analizar los datos, discernirlos y valorar las posibilidades de un determinado emplazamiento le puede llevar unas cuantas horas diarias. Cada día, varios miles de personas se acercan al Geoportal para conocer datos específicos y la obtención de esa información requiere esfuerzo y tiempo, mucho tiempo.

Alexa te lo dice

Pero la vida de Javier puede cambiar de forma drástica. Al menos su vida laboral. La tecnología se ha puesto de su lado y concretamente, la Inteligencia Artificial. Lo que Javier todavía no sabe es que, mientras está en su casa desayunando toda esa soporífera búsqueda de datos matutina se la va a decir el asistente virtual Alexa. Y lo hará en unos pocos segundos.

Gracias al proyecto Prototipo Cibeles, desarrollado por la Subdirección General de Innovación e Información Urbana del Ayuntamiento de Madrid, que emplea la Inteligencia Artificial y el lenguaje natural, el acceso a cualquier tipo de información urbanística del municipio será prácticamente instantánea.

Un desarrollo del Ayuntamiento de Madrid, basado en Alexa, cambia la forma de acceso a los datos del urbanismo de la Capital

La idea surgió hace un par de años y tenía como objetivo que las búsquedas en los diferentes visores fueran mucho más rápidas. De media, la obtención de los datos suele rondar los 15 minutos. Tal y como cuenta José María Boyano Sánchez, Subdirector General de Innovación e Información Urbana del Ayuntamiento de Madrid, “en un momento determinado aparece en escena Natalia Rodríguez, CEO de Saturno Labs que ha sido la empresa encargada del desarrollo de esta solución. Ella trabajaba con Amazon y concretamente estaba especializada en la parte de procesamiento del lenguaje natural y nos planteamos si podría ser posible que, hablando con Alexa, el altavoz inteligente pudiera facilitar la información detallada de cada búsqueda y que comunicara a los usuarios datos sobre los usos del suelo, la normativa, la protección de la edificación y los expedientes”.

De esta forma nace Prototipo Cibeles. Gracias al empleo de la voz se consigue una mejora significativa en la experiencia de la búsqueda de información, pues el procesamiento por voz es capaz de considerar una pregunta completa y no sólo las palabras clave. Además, al tratarse de un lenguaje natural, resulta mucho más comprensible que cualquier otro interfaz informático, con la ventaja adicional de que el servicio se puede prestar 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año. “El Prototipo ha sido todo un éxito porque al empezar a desarrollarlo teníamos la incertidumbre de saber si iba a ser posible acceder a unos datos que estaban georeferenciados ya que las preguntas que se iban a lanzar iban a venir por parte de usuarios muy especializados”, señala Jesús Cerezo Arillo, Jefe del Servicio de Integración de Procesos de la Subdirección General de Innovación e Información Urbana del Ayuntamiento de Madrid.

La incertidumbre era comprensible porque, como todo sistema de IA, Prototipo Cibeles va aprendiendo a medida que se le van haciendo preguntas. Sólo que en este caso las preguntas son muy específicas. No es como preguntar qué tiempo va a hacer hoy. El acceso a bases de datos alfanuméricas, que es lo que hace Alexa cuando le pregunta cualquier usuario, está desarrollado, pero si lo que se le dice es una posición la dificultad es mayor. Y esto es lo que sucede en la Subdirección General, que trabaja básicamente con cartografía. “Lo que le hemos enseñado a Alexa es que analice todo lo que hay en una posición determinada y nos informe de lo que le ha pedido el usuario”, afirma Cerezo. No sólo eso, sino que Alexa puede incluso proporcionar al usuario información que él no ha solicitado y que la Inteligencia Artificial considera que puede ser relevante para él. Para detectar las posibles intenciones dentro de la pregunta que formula el usuario se creó una clasificación de la información que podría ser solicitada. A partir de ahí, y mediante el empleo de la herramienta de Google, DialogFlow, se entrenó al sistema para lograr un porcentaje mayor de acierto y corregir las desviaciones. De esta forma se obtuvo un conjunto de posibles intenciones.

Una vez que Alexa ha recuperado toda la información, se almacena en memoria y comienza la interacción con el usuario. Javier descubrirá que la latencia es prácticamente nula. De hecho, los responsables del Prototipo Cibeles aseguran que la obtención de la información desde que el usuario la solicita hasta que Alexa se la proporciona se ha reducido en un 80%.

Además, durante el desarrollo de la herramienta se tomó la decisión de fragmentar la información con el fin de conseguir interacciones más breves con el usuario. Lo que se pretende es que Javier no se sature de golpe con toda la información que se le puede proporcionar. Alexa, la ofrece la información básica pero luego le da la posibilidad de acceder al resto de información disponible o le pregunta si quiere recibir todos los datos mediante un correo electrónico, incluyendo enlaces a la documentación relativa de cada expediente administrativo. Ahora Javier, mientras termina su tostada sólo tendrá que decirle a Alexa que se lo mande por correo electrónico y cuando llegue a su oficina sólo tendrá que consultar los datos.

El desarrollo de toda la solución sólo llevo tres meses y en él trabajaron tan sólo tres personas. La gran ventaja con la que contaba la Subdirección General es que toda la cartografía ya estaba digitalizada. “A un Ayuntamiento que tuviera toda esa información en papel le iba a llevar más tiempo ya que primero tendría que digitalizar todos los mapas”, afirma José María Boyano.

9.000 euros

Para romper el mito del gasto de la Administración, Prototipo Cibeles, puede presumir de tener un coste irrisorio: 9.000 euros. Y es que, como explica Boyano, “la clave está en que Saturno Labs es una start-up. Si lo hubiéramos hecho con una gran multinacional, el presupuesto se nos habría disparado. Pero apostar por una empresa de estas características, lo que nos aporta es que podemos trabajar en diferentes prototipos y se produce una simbiosis ya que al Ayuntamiento le proporciona una excelente herramienta como Prototipo Cibeles y a Saturno Labs les permite trabajar en desarrollos que luego pueden vender a otras empresas”.

La agilidad que proporcionan las start-ups es uno de los factores relevantes para que la Subdirección General trabaje con ellas. Por ejemplo, en estos momentos, están trabajando con otra start-up para el apartado de capturar información cartográfica con drones porque “es la forma de saber hasta dónde podemos llegar con proyectos muy cortos y que sabemos que si fallan, no van a tener apenas coste para la Administración. Esto es algo que no podemos hacer con una gran empresa”.

Ahora, Javier ya está en su puesto de trabajo y tiene en su correo toda la información que necesitaba: ha conseguido quitarse de encima una de las tareas más tediosas y que más tiempo le llevaba.