Curiosidades y habilidades del leopardo

0

En el reino animal encontramos especies tan interesantes como el leopardo, cuya esperanza de vida en su hábitat natural es de 20 años. Se puede encontrar en el sudeste asiático y en el África subsahariana. En la actualidad es una de las especies más amenazadas por la destrucción de su hábitat y la caza descontrolada para utilizar sus pieles en la industria textil.

Alimentación

Los leopardos suelen cazar de noche, y aprovechan el día para dormir escondidos entre la vegetación o en las ramas gruesas de los árboles. Tienen un sentido de la vista y del oído muy desarrollado, y capturan a sus presas en emboscada.

Pueden observarlas hasta 10 metros de distancia y, una vez están cerca, se abalanzan sobre ellas a toda velocidad. Cuentan con una gran fuerza y son capaces de saltar hasta seis metros, así que pueden derribar a animales que son hasta 10 veces más pesados que ellos.

Uno de los datos más curiosos sobre los leopardos es que casi no beben agua. La necesitan para vivir, pero la obtienen de las presas que ingieren.

Agilidad

Son uno de los animales más ágiles que existen, y cuentan con excelentes capacidades para cazar a sus presas y escapar de sus depredadores. Pueden correr a casi 60 kilómetros por hora, y saltar seis metros de forma horizontal. También son muy buenos nadadores.

Comportamiento

El leopardo es un animal muy solitario y territorial. Marca su territorio utilizando la orina y marcando los árboles con sus zarpas. Los machos sólo permiten el paso a las hembras cuando van a aparearse.

Los 5 datos que no conocías sobre los leopardo
Leopardo trepando por un árbol

Reproducción

El periodo de celo de las hembras dura aproximadamente una semana. La gestación dura unos tres meses, y tienen entre uno y seis cachorros por camada. Cuando nacen, las crías pesan un kilo y son ciegas, de forma que cuando salen a cazar, las madres las esconden. Cuando pasan dos semanas ya ven con normalidad y pueden caminar, y a los tres meses se produce el destete.

Depredadores

El leopardo, al ser un animal muy sigiloso y ágil, tiene muy pocos depredadores. La principal amenaza son otros leopardos adultos, así como tigres y leones, que cazan a las crías. Estas también están amenazadas por serpientes, chacales, hienas y aves rapaces.

Estamos por lo tanto ante un animal con rasgos muy interesantes, que se ha adaptado a vivir en las ramas de los árboles y que en la actualidad está clasificado por la UICN como casi amenazado.