Deja de funcionar la montaña rusa más alta de Reino Unido dejando pasajeros atrapados a 65 metros de altura

0

Se lo tomaron con humor los pasajeros que tuvieron que ser rescatados de The Big One, la montaña rusa más alta de Reino Unido. Ocurrió hace unos días cuando, de repente, y sin ningún motivo aparente, la enorme montaña dejó de funcionar.

Unos cuantos pasajeros quedaron atrapados a más de 65 metros de altura, y las imágenes que fueron subiendo a sus redes sociales son realmente impactantes, sobre todo con el buen humor que lo llevan mientras esperaban a ser rescatados de lo más alto de la atracción.

La más alta de Reino Unido

The Big One es la montaña rusa más alta de Reino Unido. Está situada en la ciudad de Blackpool, al Noroeste de Inglaterra. Comenzó a funcionar en el año 1992 cuando se llamó por primera vez Pepsi Max Big One.

Ya en el año 1994 se consideró como la montaña rusa más alta del mundo, hasta que dos años después, la ciudad de Fujiyama, en Japón, inauguró la conocida como Fuji-Q Highland.

A pesar de esto, The Big One sigue siendo una de las atracciones más empinadas del mundo, y se trata de una de las montañas rusas que más gusta entre los británicos.

Un susto a 65 metros

Según reportaron los medios locales, el incidente ocurrió cuando uno de los vagones se disponía a subir por una de las rampas principales de la atracción, la que inicia la marcha, la más alta del país.

Allí, el vagón que llevaba a unos diez pasajeros quedó repentinamente parado al final de la subida, por lo que se vieron obligados a esperar hasta ser rescatados por los miembros de seguridad del parque.

Este personal consiguió llegar hasta los pasajeros y conducirlos por una rampa a un lugar seguro donde no corrieran ningún peligro.

La empresa no ha aclarado el motivo por el que la atracción se paró, pero dejó claro en uno de sus comunicados de prensa al respecto que ningún pasajero estuvo en peligro.

Es más, en el propio comunicado arrojan un poco de humor admitiendo que la bajada por la rampa fue lo peor: «Algunos dijeron que la bajada fue más aterradora que la propia atracción. Por más que algunos periódicos dramaticen la historia, estas cosas ocurren y los usuarios estuvieron en todo momento completamente seguros y protegidos» explican en el comunicado los responsables del parque donde se encuentra la montaña rusa más grande de Reino Unido.