Digesett retiene 28 autos de alta gama

0

Los vehículos fueron fiscalizados por violar la Ley de Tránsito 63-17.

La Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) y la Policía Nacional informaron la retención y fiscalización de 28 vehículos de alta gama en el Distrito Nacional.
Los automóviles fueron retenidos la noche del domingo, cuando las autoridades realizaban un operativo nocturno en la avenida Abraham Lincoln y calles aledañas, por transitar a alta velocidad, provocar contaminación sónica y otras infracciones que están contempladas en la Ley de Tránsito 63-17.

Entre los vehículos retenidos y fiscalizados se encuentran varios Porches, Ford Mustang, Jeepeta Range Rover, Mercedes Benz, BMW (carro y yipeta), Audi, LEXUS, Dodge y Jeepeta Volvo.

Quejas de residentes

El director de la Digesett, general Ramón Antonio Guzmán Peralta, indicó que los operativos se realizarán de forma permanente, atendiendo a una petición de los moradores y comerciantes de los sectores Piantini, Serrallés, Naco, La Julia y Paraíso.

Explicó que los habitantes se quejan sobre la intranquilidad que les produce el ruido de los vehículos que transitan en la noche a alta velocidad.

El general dijo que los moradores de estos lugares no pueden dormir durante la noche por el ruido de los carros echando competencia, además de los frecuentes accidentes que pasan en la zona.

Sostuvo que en el operativo del domingo fueron fiscalizados decenas de conductores por transitar a alta velocidad (hacer los denominados ceritos), conducir en estado de ebriedad, circular sin placa ni licencia, violar la luz roja, parquearse encima de las aceras y producir ruido.

Guzmán Peralta informó que aquellos conductores que violaron las normas ambientales (contaminación sónica) serán remitidos al Ministerio de Medio Ambiente para que proceda a someterlos a la justicia.

Limpian las aceras de vehículos

La Digesett también informó que obligaron a decenas de conductores a retirar sus vehículos de las aceras, donde obstruían el paso normal de peatones. Estos espacios, destinados para la circulación de los peatones, eran utilizados por los denominados “parqueadores”, que cobraban 50, 100 pesos y más por permitir a los conductores estacionarse en las aceras.