Eduardo Santos “Ser padre te hace entender el amor verdadero”

0

Convertirse en padre por primera vez es una experiencia única e irrepetible. Desde ese instante que sostienes el bebé en brazos, entra en funcionamiento esa montaña rusa de dudas e inquietudes de “sí lo haré bien”, pero cargada de una cantidad inagotable de amor.

Hace unos meses, Eduardo Santos, se convirtió en un héroe sin capa, a esos que llamamos papá, por lo que se encuentra muy feliz  viviendo y disfrutando cada segundo de esta hermosa aventura, donde cada caricia, gorjeo y sonrisa de su pequeño Emil José, reboza su corazón de amor verdadero.    

“Ser padre te hace entender lo que es un amor verdadero. Me he dado cuenta que existen varios tipos de amor pero el que se siente por un hijo es algo incomparable” dijo a ¡Qué Pasa! Agregó que definiría su forma de ser papá como “amoroso, que es lo más importante que le puedo transmitir y enseñar; además de precavido: ya que Emil está en la etapa de la exploración y desarrollo motriz, y alegre, pues verlo sonreír no tiene precio”.

“A ser papá se aprende en el camino, pero muy cerca se tiene a una persona con una vasta experiencia en el tema, que puede ser un excelente guía: nuestro progenitor”. Eduardo reveló que ha recibido algunos consejos de su padre Jochy Santos, los cuales está implementando en esta nueva etapa. 

Eduardo Santos junto a su esposa Liselaida y su hijo Emil José

“Dos de los consejos más importantes que me ha dado es que “ser padre es enseñar con ejemplos, y que el amor debe ser el propulsor de todas las acciones” destacó.

El también comediante y locutor manifestó que quiere enseñarle a su hijo a ser humilde “y que sepa que puede lograr cualquier meta que se proponga. Además que si encuentra un camino ya hecho, puede el mismo construir el suyo”.

Al igual que Eduardo, muchos jóvenes están en la dulce espera de ser padres, por lo que al momento de llegar a esta vida caóticamente hermosa, les aconseja que “sean padres bondadosos y amorosos con sus hijos, y con un enfoque centrado en el respeto y la integridad. Al final nuestros hijos son la representación de nosotros, sus padres, en la sociedad”.