¿El chocolate blanco realmente es chocolate?

0

En el mercado podemos encontrar muchos tipos de chocolate diferentes: chocolato de leche, chocolate oscuro amargo o semi-amargo, y también el chocolate blanco. Pero, ¿realmente el chocolate blanco es chocolate? Esta es una pregunta que todos nos hemos planteado alguna vez ya que es un alimento muy consumido por mayores y pequeños.

Lo primero es conocer de qué se componen los diferentes tipos de chocolates que existen:

  • Chocolate de leche: pasta de cacao (entre 25% y 40%), que incluye manteca de cacao, leche y azúcar.
  • Chocolate oscuro: cacao (entre 40% y 85), y muy pocos azúcares.
  • Chocolate blanco: manteca de cacao, azúcar y leche.

¿Qué es en realidad el chocolate blanco?

El chocolate blanco nació en la década de los 60 de la mano de Nestlé. La compañía puso a la venta las famosas barritas Milkybar. En poco tiempo se convirtieron en un gran éxito de ventas, sobre todo entre los niños.

El chocolate blanco se compone de los siguientes Los ingredientes del chocolate blanco son los siguientes: azúcar (55%), manteca de cacao (27%), una grasa de origen vegetal, y leche (18%). Por lo tanto, más de la mitad de su composición es azúcar. A esto hay que sumar que ninguno de los ingredientes es un sólido del cacao.

Teniendo esto en cuenta, no se considera que el chocolate blanco sea chocolate como tal, sino un derivado del mismo. Para que pudiera considerarse tendría que tener pasta de cacao entre sus ingredientes. Esto sin olvidar que tiene un contenido muy alto tanto en azúcares como en grasas, así que es un alimento muy poco saludable.

Pero todavía hay más. Dentro de los chocolates blancos que podemos comprar, los hay de muy baja calidad. Son fáciles de diferenciar por su color blanco en lugar de marfil. En este caso, los fabricantes utilizan grasas de origen animal o vegetal en lugar de manteca de cacao.

Por lo tanto, podemos concluir que el chocolate blanco no es un alimento recomendado para nadie. Aporta muchas calorías que no sacian ya que provienen del azúcar, de forma que favorece el aumento de peso. Por supuesto, no es apto para personas diabéticas, ni tampoco para aquellas que tengan el colesterol alto por su alto contenido en grasas.

Si lo que quieres es comer chocolate sin poner en peligro tu salud, lo mejor es que escojas el chocolate negro cuya pureza sea de más del 75%. Ahora bien, aún así no es un alimento recomendado para todos los días.