El futuro de las infraestructuras inteligentes

0

IA y Automatización

En 2025, el 90% de las empresas tendrán un arquitecto de automatización en sus plantillas, según Gartner. Esta cifra es superior al 20% actual. ¿Por qué? Porque cada vez más empresas empezarán a ver el valor de la automatización y la Inteligencia Artificial (IA) en los centros de datos y su potencial. Disponer de una infraestructura inteligente que pueda supervisarse a sí misma y auto-repararse cuando sea necesario es una capacidad poderosa, pero el cambio hacia la infraestructura inteligente se producirá gradualmente para muchas empresas.

Algunas empresas en diversos sectores ya cuentan con un arquitecto de automatización, sin embargo, muchas entienden que existe la necesidad de evaluar primero los procesos, no necesariamente la tecnología. Encontrar la herramienta adecuada sólo puede ser la respuesta a la pregunta de qué problema intenta resolver la herramienta.

Las necesidades generales de la empresa tienen que situarse en primer plano en cualquier proyecto de automatización. Es claramente una necesidad que haya un arquitecto empresarial que desempeñe un papel clave, dado que algunos proyectos de automatización han fracasado porque los equipos de TI han intentado dirigirlos desde dentro hacia fuera y, al hacerlo, no han conseguido la aceptación de la empresa por no ver el valor agregado. Por lo tanto, no se debe nombrar a un arquitecto de automatización a toda costa, sino que debe haber un caso de negocio y un valor percibido en la organización.

A partir de ahora, el camino a seguir es hacia el desbloqueo de mayores niveles de resiliencia. En los últimos años, las plataformas de telefonía se han vuelto más inteligentes, y también lo han hecho las plataformas de red. Cada vez más, los proveedores de estos sistemas están incorporando la capacidad de autocontrol y autogestión y, en consecuencia, las empresas esperan cada vez más que esta funcionalidad se incluya en los servicios que compran.

La Inteligencia Artificial en el centro de datos

La IA se diferencia de los activos de hardware porque mejora con el tiempo. A diferencia de las soluciones de almacenamiento o de red que llegan al final de su vida útil en media década, la IA se vuelve más potente con el aumento de su uso. Existen dos grandes categorías de IA: la IA centrada en el dominio, que sigue un producto concreto, y la IA agnóstica del dominio, que combina información de diferentes proveedores en un portal de autoservicio. Este tipo de enfoque de la inteligencia puede suponer grandes beneficios para las empresas que buscan hacer que su infraestructura de TI sea más eficiente y menos susceptible de riesgo.

Cada vez más empresas empezarán a ver el valor de la automatización y la Inteligencia Artificial (IA) en los centros de datos y su potencial

Pongamos como ejemplo una empresa que quiere arrancar cinco máquinas virtuales y el VMware podría decirle que ejecute las máquinas virtuales en 20 nodos específicos. En este punto, el sistema de almacenamiento podría entrar en acción y decir que conoce la carga de trabajo de esos 20 nodos. No sólo sabría que ese despliegue podría causar problemas de rendimiento, sino que también sabría cuándo es más probable que se produzcan esos problemas. Estos son los conocimientos que ayudarán a las empresas a tomar las mejores decisiones para su entorno de producción basándose en datos históricos fiables.

Muchas organizaciones están llevando a cabo procesos con el fin de maximizar la IA en los centros de datos, para esto los equipos han ido creando lagos de datos centralizados para buscar tendencias y correlaciones en todo el espectro empresarial. Algunas empresas están en el camino de pasarse a la nube, pero este cambio no está exento de complicaciones, sobre todo si es necesario trasladar las aplicaciones y hacerlas más sólidas, inteligentes y fáciles de soportar por los proveedores. El paso a la nube requiere una mentalidad de nube. Por ello, un cambio de cultura entre los equipos de implantación y producción ayuda a desbloquear la mayor parte de los beneficios.

Migración a la nube

¿En qué consisten estos beneficios? Aunque el ahorro de costes se solía presentar como una de las principales ventajas, la mayoría de las empresas ahora destacan la resiliencia y la experiencia del cliente como las principales razones para optar por las plataformas en la nube. Esto no quiere decir que no haya beneficios en cuanto a costes, ya que, gracias a la nube el tiempo de espera para crear aplicaciones ha ido reduciendo, lo que les permite a las empresas llegar más rápido al mercado con sus aplicaciones y reducir así el coste, en comparación con los largos ciclos de desarrollo usuales.

En cuanto a las aplicaciones en formato de contenedores, algunos directores de sistemas de información de ciertas empresas aún se muestran cautelosos sobre el tema debido al enfoque que están adoptando para la migración a la nube en general. Una de las razones es el peligro percibido de seguir la estrategia “lift and shift”, que consiste en mover la aplicación a la nube tal cual está on-premise, por el riesgo de simplemente trasladar los problemas existentes a la nube en lugar de solucionarlos primero. Por ello, usualmente se sugiere dar prioridad a los contenedores para las aplicaciones nativas de la nube.

Para concluir, se hace mucho énfasis en que el único lenguaje que entienden los consejos de administración es el de los negocios, y es importante contar con una narrativa basada en las métricas que tiene que ser presentada al resto de la empresa si quieren estar de acuerdo con nuevos enfoques y nuevas soluciones. Este es un reto que hay que abordar, pero no sólo sirve para obtener el respaldo del consejo de administración, también ayuda a trazar el camino con beneficios tangibles que pueden medirse a lo largo del tiempo.

Los comentarios que recibimos en Hitachi Vantara sobre los contenedores de los directores de informática de toda la región de EMEA es que les permite crear 20 aplicaciones en el tiempo que antes habrían tardado en crear una. Al crear bloques de construcción de microservicios que pueden ser reutilizados como y cuando sea necesario, las empresas pueden ser más ágiles. Con una mayor dependencia de las aplicaciones en el futuro mundo de los negocios, este enfoque será una herramienta valiosa.

Javier del Álamo, Country Leader Spain at Hitachi Vantara