El misterio de los calcetines perdidos en la lavadora

0

Lo de los calcetines y la lavadora es un completo misterio que ninguno de nosotros hemos conseguido resolver. Los metemos en la lavadora, y cuando sacamos la colada para tenderla descubrimos que algunos han desaparecido como por arte de magia. ¿Dónde están? Pues bien, por increíble que parezca un equipo de científicos han realiado un estudio para dar con la respuesta a esta cuestión. ¡Y la han encontrado!

Según una encuesta realizada por Samsung, cada año desaparecen 84 millones de calcetines sólo en Reino Unido, lo que supone una pérdida económica de 2.000 millones de libras, unos 2.367 millones de euros al cambio.

El psicólogo Simon Moore y el estadístico Geoff Ellis han creado el índice de pérdida de calcetines. Se trata de una fórmula matemática muy compleja que se calcula del siguiente modo: (L (p x f) + C (t x s)) – (P x A).

  • L: tamaño del lavado.
  • p: número de personas que viven en casa.
  • f: frecuencia de lavados en una semana:
  • C: complejidad del lavado.
  • t: diferentes tipos de lavado que se hacen en una semana.
  • s: número de calcetines lavados en una semana.
  • P: el grado de ‘positividad’ hacia lavar la ropa, del 1 al 5.
  • A: grado de atención, incluyedo el número que se desenrollan los calcetine y se da la vuelta a las prendas de forma adecuada.

Según este estudio, hay cuatro factores principales por los que se pierden los calcetines en la lavadora: la ilusión óptica que tienen, nuestro desinterés por no buscarlos más allá de la lavadora, no nos gusta tener que hacer la colada y no prestamos atención a lo que hacemos y, si vivimos con más personas, tendemos a confundir los calcetines a la hora de hacer los pares.

Por último, cabe señalar la conclusión del estadístico Victor Nierdhoffer, publicada en un artículo de ‘Dayly Speculations’. Si tenemos 20 calcetines, 10 pares distintos, después de perder el primer calcetín, las posibilidades de que el segundo deshaga otro par es de 18 sobre 19, frente a 1 sobre 19 que se trate de un calcetín del mismo par. Si durante mucho tiempo no compramos calcetines nuevos, es muy probable que terminemos con el cajón lleno de calcetines desparejados, que es lo que suele ocurrirnos a la mayoría de nosotros.

Es recomendable emparejar los calcetines antes de hacer la colada para evitar que se pierdan. Podemos meterlos en bolsas de rejillas o utilizar pinzas que se venden para esto.