Entre el amor de madre y los conocimientos de un gran doctor

0

La determinación y el sacrificio de una madre en Trinidad & Tobago han valido la pena para su hija con discapacidad auditiva y del habla.

Se estaba acabando el tiempo y su familia no pudo recaudar fondos suficientes para cubrir los gastos médicos de la bebé Vedika Boochoon en los Estados Unidos.

Sin embargo, su madre, Debra Ramcharitar-Boochoon, no estaba dispuesta a renunciar a encontrar una manera de darle a su hija una vida normal.

A la señora Ramcharitar-Boochoon le dijeron que su hija, diagnosticada con una pérdida auditiva profunda que también ha afectado su desarrollo del habla, necesitaba rehabilitación auditiva en forma de un implante coclear. El procedimiento debía realizarse antes de que la niña cumpliera tres años en agosto, pero no se estaba realizando en los hospitales locales de Trinidad.

La historia de la bebé Vedika se destacó en el periódico Express en octubre pasado, cuando su madre comenzó una campaña para recaudar los $126,558 dólares necesarios para realizar la cirugía correctiva en NYU Langone Health, un instituto médico en la ciudad de Nueva York.

“Pero no recaudamos la cantidad necesaria y decidimos buscar otras opciones. Teniamos que realizar esa cirugía antes de que la niña cumpliera los tres años”, dijo la madre.

Dr. Roberto Batista

Ramcharitar-Boochoon contactó desesperadamente al Dr. Roberto Batista, consultor del Centro de Otorrinolaringología y Clínica de Implantes Cocleares en la República Dominicana.

Y los fondos recaudados por ciudadanos generosos, organizaciones no gubernamentales y otros simpatizantes permitieron que su hija viajara a la República Dominicana para realizarse el procedimiento el mes pasado. El trabajo fue realizado con buena ética profesional y con un costo mucho menor a la mitad de lo que originalmente le estaban cobrando en Estados Unidos.

Ramcharitar-Boochoon dijo: “Comenzamos a hacer nuestra investigación y quedamos muy impresionados con el Dr. Batista, ya que tiene una tasa de éxito del 100 % con las cirugías de implante coclear. Además, el costo fue mucho menor que en EE. UU. y tratamos de alcanzar ese objetivo. Por la gracia de Dios y de personas amorosas y de buen corazón (los nombres son demasiado numerosos para mencionarlos) como aquellos que donaron y nos ayudaron a alcanzar nuestra meta, lo logramos”.

La bebé Vedika fue aceptada en la instalación y su familia viajó a República Dominicana el 20 de marzo.

Compartiendo la experiencia

Ramcharitar-Boochoon quería compartir la experiencia de su hija con aquellos que generosamente contribuyeron con su cirugía: “En nuestro primer día allí, a Vedika se le hizo análisis de sangre, prueba de Covid, evaluación de cardiología y evaluación anestésica. Todo estaba bien y el Dr. Batista fijó la cirugía para el miércoles 23 de marzo a las 8 a.m.”

Ella continuó: “Nuestro apartamento estaba a poca distancia del hospital y de la oficina del Dr Batista, pero esa mañana él personalmente nos recogió y nos llevó al hospital. Allí nos llevaron a una habitación privada. Aproximadamente a las 7:50 am Vedika fue llevado al quirófano mientras esperábamos y orábamos en la habitación. Después de implantar el primer electrodo en aproximadamente una hora y diez minutos, vinieron las enfermeras y nos dijeron que el primer oído estaba terminado. Luego trabajaron en el segundo oido que duró aproximadamente el mismo tiempo. El propio Dr. Batista vino a informarnos que la cirugía había terminado y que todo estaba bien y que Vedika pronto estará con nosotros”.

Y aunque su hija estaba llorando y soñolienta por la medicación, Ramcharitar-Boochoon dijo que abrazó a su hija, la consoló y lloró lágrimas de felicidad.

La niña fue dada de alta al día siguiente, pero la llevaba diariamente para su evaluación.

La familia regresó a Trinidad el 29 de marzo y Vedika se recupera en casa.

El implante coclear será activado y programado por un equipo local en Trinidad que ha estado tratando a Vedika desde su nacimiento. Luego se someterá a terapia del habla.

Experiencia emocional

Ramcharitar-Boochoon dijo: “Fue una experiencia muy emotiva y esperamos que nuestra bebé escuche nuestras voces y nosotros la de ella. Mantendremos a todos informados después de que esto esté hecho. Y nuevamente, solo queremos agradecer enormemente a todos y cada uno de los que hicieron esto posible”.

Nacida como una niña saludable, Vedika fue llevada al Complejo de Ciencias Médicas Eric Williams a los 14 meses cuando sus padres descubrieron que no respondía a los sonidos.

Un documento médico de la Autoridad de Salud Regional del Centro Norte (NCRHA) indicó que a Vedika se le diagnosticó una pérdida auditiva neurosensorial profunda bilateral. Esto, afirmó, había retrasado su habla ya que la niña no responde a su nombre ni a los sonidos de su entorno.

Las investigaciones audiológicas confirmaron que Vedika no respondía al sonido en ambos oídos.

Vedika estaba equipada con un audífono, pero eso no mejoró su audición.

Los Boochoons operan un mini-mart en la planta baja de su casa en El Socorro.

Ramcharitar-Boochoon y su esposo, Vikash, también son padres de un niño de seis años.

Comentar con su cuenta de Facebook