Envían facturas de 200 euros a los invitados que no asistieron a su boda

0

Una boda suele acarrear muchos preparativos y, sobre todo, lleva consigo un gran desembolso de dinero que muchas parejas asumen con esfuerzo porque saben que sus invitados responderán y lo pasarán bien el día de su enlace. A veces ocurre que muchos invitados deciden no asistir al evento dejando un plato vacío en la celebración y acarreando sobre costes a los novios.

Precisamente esto le ocurrió a una pareja de Chicago, Doug Simmons y Dedra McGree que decidieron casarse y compartir ese día con sus más allegados familiares y amigos. El lugar elegido fue un hotel de lujo en Jamaica y todos los invitados recibieron sus pases para la boda.

Según explicaron a New York Post, la pareja se puso en contacto con todos los invitados y a muchos los llamaron hasta en cuatro ocasiones para certificar su asistencia a la boda. Cuando llegó el día del enlace, la pareja se encontró que la tercera parte de los invitados no acudieron.

Jamás dieron un «no»

Tal y como relata la pareja al conocido medio norteamericano, «cuatro veces preguntamos: ‘¿Estás disponible para venir? ¿Puedes asistir?’ Y seguían diciendo ‘Sí’. Tuvimos que pagar por adelantado en Jamaica» explican. 

Esta falta de invitados a su enlace supuso que tuvieran que tirar mucha comida a la basura, además del enfado de la pareja al encontrarse con muy poca gente en su boda, uno de los días más especiales de su vida.

Rápidamente, tomaron una drástica decisión que ha sido muy comentada estos últimos días en redes sociales. Doug y Dedra decidieron escribir a estos asistentes que no fueron a la boda con un mensaje y una factura de 240 dólares (220 euros): «Sois tan especiales para nosotros que os invitamos a nuestra boda. Sin embargo, vamos a romper esa relación por 240 dólares (unos 200 euros) porque no nos dejasteis demostrároslo en persona. Pero enviaremos una invitación a nuestra ‘baby shower’ en algún momento, así que presentaos con un regalo».

Según la pareja, esta decisión no la tomaron por el dinero, más bien porque se sintieron heridos ante la ausencia de muchos de sus invitados. «Nadie dijo nada ni envió un mensaje de texto diciendo ‘Oye, no podemos asistir’. Si me dices que no puedes asistir, lo entenderé, pero no te calles y luego me dejes pagar por ti y tus acompañantes» aclararon para el periódico americano.

Ahora queda la duda si los invitados que no asistieron al enlace pagarán su propia factura.