Esta es la razón por la que no debes tomar café con el estómago vacío

0

Los beneficios del café son indudables ( aunque en 2050 podría desaparecer) pero existen métodos más correctos que otros para tomar cafeína: levantarse temprano en la mañana siempre es un pequeño trauma para la mayoría de nosotros, por lo que el café se convierte en nuestro mejor aliado para encontrar la energía para comenzar el día. Sin embargo debemos ir con cuidado ya que beber café con el estómago vacío parece ser una práctica bastante peligrosa.

Tomar café con el estómago vacío

Ya sea un café rápido o un momento de auténtico relax acompañado de un desayuno equilibrado, beber café estando en ayunas no es nada aconsejable ya que a la larga puede dañar las paredes del estómago. Partamos de que los expertos recomiendan tomar un café entre las 9.30 y las 11.30 de la mañana (los médicos recomiendan beber un máximo de 3 tazas al día) ya que el cortisol, la hormona encargada de despertarnos, ya ha hecho su efecto; Dicho esto, tomar café sin haber comido algo primero significa estimular la secreción de ácido clorhídrico que, sí, favorece la digestión, pero que en ayunas es peligroso y esto también se aplica a los cafés descafeinados u otras especialidades como por ejemplo el café capuchino.

Los riesgos a los que nos enfrentamos son bastante graves: desde gastritis hasta úlcera pasando por reflujo gastroesofágico, alteración del ritmo circadiano, aumento de la sensación de ansiedad y dificultad para concentrarse.

Pero en realidad, no es el café el que produce efectos negativos en nuestro organismo, sino la cafeína que contiene la bebida negra. La cafeína , cuando no hay alimento en el estómago, provoca un aumento de la secreción de ácido gástrico.

“Tomar una taza de café antes de una comida es un fracaso para hidratar nuestro cuerpo. El aumento del requerimiento diario de agua puede causar deshidratación y taquicardia”, dijo el médico estadounidense Adam Simon , quien realizó algunos estudios sobre los peligros de tomar café con el estómago vacío, confirmado por el académico Nitin Makadia .

«El café, incluso el café descafeinado, produce ácido clorhídrico, el principal causante del daño a la mucosa gástrica ( sin embargo, ayuda al hígado a protegerse del alcohol ), si se bebe repetidamente con el estómago vacío».

En resumen, para proteger nuestra salud pero sin renunciar al oro negro, basta con comer algo primero aunque sea una simple galleta y luego disfrutar de la codiciada taza de café que tanto nos apetece cuando estamos recién levantados.

Comentar con su cuenta de Facebook