La Universidad de Málaga ha llevado a cabo un estudio a un grupo de 97 jóvenes de entre 15 y 24 años que consistía en que estos no utilizarán sus teléfonos móviles durante una semana, los resultados son bastante preocupantes ya que la gran mayoría reportó sufrir ansiedad e inseguridad por no tener entre sus manos su smartphone.

Este estudio, pionero en Europa, tenía como objetivo aprender el uso informativo de las redes sociales que hacían los jóvenes de este rango de edad; para ello se llevó a cabo una investigación que duró entre mayo y julio de 2022 a casi 100 personas.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Durante las primeras semanas los investigadores estudiaron el uso normal que hacían estos jóvenes de sus smartphones. De media utilizaban el teléfono unas 5 horas diarias y pasaban la mayor parte del tiempo usando WhatsApp, Instagram y TikTok, en ese orden.

Fue la siguiente semana cuando la situación se complicó, ya que el estudio requería que estas personas se desconectarán de sus smartphones durante los siguientes 7 días. Durante este tiempo, no podían usar su móvil para absolutamente nada y debían ir escribiendo en un diario lo que iban sintiendo.

En líneas generales, estos jóvenes experimentaron ansiedad, incomodidad, inseguridad e incluso alguno llegó a escribir que había sentido dependencia hacia su smartphone. “Tenía necesidad de tener el móvil cerca. Tenía ansiedad si estaba lejos. Me tranquilizaba solo con tenerlo cerca” explicaba uno, “He tenido más ansiedad que cuando intento dejar de fumar” comentó otro participante.

Aunque también es cierto, que separarse de sus teléfonos les ayudó a mirar su relación con la tecnología desde otra perspectiva y se dieron cuenta de que estaban enganchados y que desconectar le había aportado también cosas positivas, como que les había ayudado a relacionarse mejor con su familia o les había ayudado a realizar otro tipo de actividades que no hacían.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Después de superar con éxito lo que para más de uno ha sido una de las semanas más largas de su vida y de recuperar sus smartphones, los investigadores observaron que los patrones del uso del móvil por parte de este centenar de jóvenes volvieron a ser los mismos que antes del estudio, aunque esta vez siendo conscientes del tiempo que pasan conectados.

Los resultados son claramente preocupantes, ya que ha demostrado que en líneas generales estas generaciones tienen una adicción a los teléfonos móviles y sufren cuando no lo pueden utilizar. No obstante, no es justo que se les critique y acuse solo a los jóvenes, ya que personas de más edad también usan durante horas sus smartphones y nadie analiza la relación que tienen ellos con sus teléfonos, sin duda sería interesante investigar sobre ello también.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentar con su cuenta de Facebook

Hits: 0

blank