Este es el sorprendente motivo por el que cuesta tanto dormirse sentado

0

Seguramente te habrás sentido muy cansado en el autobús, en el avión o incluso cuando está sentado frente al ordenador. Es posible que la fatiga se haya apoderado de ti en este contexto, provocando que te quedes dormido durante un par de minutos pero te despiertes repetidamente … pero ¿por qué es tan difícil dormirse sentado ?

Este es el sorprendente motivo por el que cuesta tanto dormirse sentado

Lo más probable es que la causa esté dada por las fases del sueño, especialmente cuando estamos en lo que se llama la fase «REM» (movimiento ocular rápido). La fase REM constituye solo alrededor del 25% del ciclo del sueño y ocurre aproximadamente 70-90 minutos después de quedarse dormido, pero lo cierto es que se produce varias veces a lo largo de la noche. De hecho, si estamos dormidos y de repente nos despertamos, tendremos que volver a pasar por la fase REM antes de entrar en la fase de sueño más profunda que es la llamada fase NREM, que por cierto también se puede producir varias veces a lo largo de la noche.

Volviendo a la fase REM, tenemos que entender que a lo largo de este periodo, el cerebro envía señales a la médula espinal para crear una parálisis temporal que paraliza los músculos , dice el Dr. Neil Kline, médico especialista en trastornos del sueño y director ejecutivo de la American Sleep Association. Esta «desconexión» de los músculos se produce para evitarnos lesiones y no solo eso, ya que dentro de la fase REM el cerebro podría «autolimpiarse», o de alguna manera «regenarse».

Y es aquí donde encontramos el porqué a no poder dormirse sentado ya que debido a esta parálisis parcial y a la pérdida del tono muscular que se produce en la fase REM, se dificulta el mantenimiento de una postura erguida de la espalda y el cuello de manera que es del todo imposible que podamos mantener la postura de manera  que nos despertamos al notar que nuestro cuerpo cae, o también es posible que nos durmamos sentados y cuando despertemos veamos que estamos completamente estirados.

De hecho, basta con pensar en todas esas ocasiones en las que alguien que se queda dormido sentado en un avión por ejemplo, acaba «invadiendo» el espacio de la persona que tiene al lado.

Por otro lado, dormir sentados es incómodo, pero algunos monjes budistas practican esta práctica hasta 5 horas por noche obviamente utilizando sillas especialmente diseñadas.

Comentar con su cuenta de Facebook