¿Existen las sirenas en la vida real?

0
6 views

A lo largo de nuestra vida hemos visto a las sirenas en multitud de películas, series, dibujos… Su apariencia es la de mitad humano y mitad pez. Pero, ¿realmente existen las sirenas? Lo cierto es que no existe ningún tipo de evidencia científica para afirmar tal cosa, de forma que se cree que son criaturas mitológicas que, del mismo modo que los dragones o los unicornios, pertenecen simplemente a la leyenda popular.

Sirenas a lo largo de la historia

En la Antigüedad clásica, las sirenas eran representadas como seres híbridos, con cuerpo de ave y rostro de mujer, que vivían en zonas rocosas. A medida que fueron pasando los años, pasaron a ser un híbrido de pez y mujer, con una voz muy melodiosa de la que se valían para atraer a los marineros.

¿Cuándo fue la primera vez que se habló de las sirenas? El primer registro que existe es la Odisea de Homero, aunque existen representaciones artísticas de la Edad de Piedra. Se les relacionaba con el otro mundo, porque se creían que eran las encargadas de llevar las almas de los difuntos al inframundo.

¿Existen o son una leyenda popular?

Con las sirenas ocurre exactamente lo mismo que con los extraterrestres: hay quienes creen en su existencia, y quienes no. Aún así, hay investigaciones científicas en curso para esclarecer si las sirenas existen o son fruto del imaginario popular. Algunos investigadores han hallado nuevas especies en el mar y han realizado análisis acerca de los restos.

Pues bien, aseguran haber encontrado huesos muy extraños de pelvis, así como estructuras de manos y caderas de un animal erguido. Se dice que estas pruebas fueron requisadas por las autoridades, y los defensores de la existencia de las sireñas señalan que fue un movimiento para evitar que se siguiera investigando sobre el tema.

Además, hay un largometraje titulado ‘Sirenas: el cuerpo hallado’, que ha generado una gran polémica. Sin embargo, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA), emitió un comunicado aclarando que nunca habían encontrado evidencias que probaran la existencia de las sirenas.

Por su parte, Paul Robertson, investigador y biólogo de la NOAA, hizo público el documental ‘Sirenas: la nueva evidencia’, en el que mostraba pruebas de sirenas reales. Grabó un sonido extraño y de origen desconocido en el fondo del mar. En un principio se creyó que eran ballenas, pero más tarde se vieron cuerpos que pertenecían a una nueva especie.