Falta de empatía ciudadana, principal obstáculo de la discapacidad

0
12 views

Los estacionamientos destinados para personas que utilizan sillas de ruedas y que están debidamente señalizados en espacios de la ciudad de Santiago son ocupados con regularidad por quienes no deberían.

Esa violación es una de los principales obstáculos que enfrentan las personas con discapacidad.

A Martha Pelayo, quien se vale de una silla de ruedas para desplazarse, le ha tocado vivir en múltiples ocasiones esa triste realidad. Contó a Diario Libre que en un prestigioso supermercado de Santiago fue amenazada por un hombre, con pistola en mano, al reclamar que retirara el vehículo del parqueo destinado a personas con discapacidad.

“He preferido limitar mis salidas y dejar de ir a algunos supermercados para evitar situaciones como esa”, expresó.

Entiende que ese tipo de incidentes se registran por la falta de empatía de propietarios de negocios. Independiente de la inobservancia de la población, Pelayo dice que los establecimientos que ofrecen el espacio y lo tienen señalizado para ellos, deben supervisar el lugar.

La ley sobre discapacidad establece que se deben habilitar estacionamientos especiales y más cercanos destinados exclusivamente a personas que sufran alguna discapacidad, o que se encuentren en una situación que requiere el mínimo esfuerzo físico.

El irrespeto a los derechos de la discapacidad no solo se registra en el sector privado. La mayoría de las sedes de instituciones públicas en Santiago no tienen accesibilidad para sillas de ruedas. De igual manera, los locales no cuentan con ascensores y si lo tienen están fuera de servicio, dificultando también el acceso a los adultos mayores.

En la oficina estatal de pensiones y jubilaciones, ubicada en la octava planta del edificio gubernamental Presidente Antonio Guzmán, también conocido como el Huacalito, no hay rampas para personas con sillas de ruedas y el ascensor constantemente está fuera de servicio.

Otros lugares donde no respetan los derechos de las personas con discapacidad en Santiago son el Palacio de Justicia Federico C. Álvarez, el Gran Teatro del Cibao, así como las instalaciones deportivas.

“No hay una conciencia ciudadana de respetar, ayudar y colaborar con las personas con discapacidad”, lamentó Juan Castillo, de la Fundación Solidaridad.

Otras violaciones

Castillo se queja de que solo cuando un representante de un organismo internacional participa en eventos estatal existe el lenguaje de señas.

Las personas con discapacidad en Santiago tampoco tienen acceso al sistema de transporte público, ya que los autobuses no cuentan con un sistema para sillas de ruedas.

Tanto Martha Pelayo como Juan Castillo destacan que desde el ayuntamiento de Santiago han venido desarrollando algunas iniciativas a favor de las personas con discapacidad. No obstante, las intervenciones realizadas en los espacios públicos por el cabildo no han sido suficientes para mejorar la movilidad de personas con discapacidad. Externan la necesidad de que el gobierno central empiece a impulsar políticas favorables a la inclusión.

Coinciden también en que el tema sea tratado en los centros educativos, para ir creando conciencia a temprana edad.

Desde el gremio

Ángel Espinal, presidente de la Asociación de Ciegos en Santiago, asegura que se requiere de un trabajo en conjunto, gobierno instituciones que velan por el bienestar de personas con discapacidad, para eliminar las barreras y la discriminación.

Recordó que la Convención de la ONU, sobre los derechos de las personas con algún tipo de discapacidad, establece que las autoridades deben trabajar en conjunto con las entidades que velan por esos derechos.

Espinal sugiere que aumenten la cantidad de semáforos con dispositivo sonoro para ciegos. Santiago cuenta con un dispositivo de ese tipo en la intersección que forman las calles San Luis y Del Sol, en el centro de la ciudad.