Florinda Meza niega conflicto con hijo de su fallecido esposo

0

Los programas El Chavo del ocho y El Chapulín Colorado, fueron creados por Roberto Gómez Bolaños Chespirito, salieron del aire tras casi cincuenta años de ser transmitidos por Televisa.

La causa fue la falta de acuerdos entre esta empresa y el hijo mayor del actor, Roberto Gómez Fernández, quien está a cargo de los derechos de dichas emisiones.

Ante ello, se rumoró que Florinda Meza, viuda del comediante, había iniciado un proceso legal en contra del primogénito por las regalías; lo cual, ha sido negado por la actriz.

«¡Ay, qué pregunta! Estás volviendo a plantear, estás volviendo a condicionar algo. Como que ustedes condicionan a algo para uno conteste lo que ustedes quieren», expresó, visiblemente molesta, Meza cuando fue cuestionada al respecto por los medios de comunicación.

«No te puedo contestar una cosa de esas porque estás poniendo palabras en mi boca, frases en tu pregunta, estás induciendo una entrevista».

Sin embargo, la intérprete de Doña Florinda en El Chavo del ocho si está realizando arreglos de tipo jurídico con el licenciado Guillermo Pous, con quien, incluso, tuvo una reunión que hizo pública en sus redes sociales.

«Contraté un abogado para que fuera mi asesor legal, porque fíjense que de eso, justamente, no sé nada, por esa razón no puedo explicar mucho de eso», agregó.

«Lo que te puedo contestar es que sí tengo un representante legal; cuando uno trabaja por su cuenta, para muchas cosas necesitas un representante legal, de pronto te entregan contratos las empresas productoras a las cuales no les entiendo un caramba», advirtió. «No puedo contestar más que hasta donde sé.

Y lo que quieran saber de cuestiones legales, tienen que hablar con el licenciado [Guillermo Pous]. ¿Cuándo te enseñan un contrato tú lo entiendes? Uno a veces no sabe qué está firmando ¿cómo me voy a comprometer yo con empresas productoras?».

Florinda Meza dejó claro que «tengo determinados derechos, como todos los actores» que participaron en los mencionados programas, pero «no necesito del programa Chespirito para vivir».