Granjeros temen que se acumulen los cerdos por baja en la demanda

0

Los porcicultores y las autoridades públicas han pedido a la población no entrar en pánico y a seguir consumiendo la carne.
Autoridades canadienses elevan controles para vuelos del Caribe; Puerto Rico insta evitar alimentos de cerdo de RD

Entre porcicultores dominicanos existe el temor de que se produzca una acumulación de cerdos en las granjas, por falta de salida al mercado y consecuentemente los precios se desplomen demasiado por sobreproducción. El temor de los granjeros se debe a que por la aparición de dos focos de peste porcina africana (PPA) en crianzas traspatio en Cotuí y Monte Cristi, en adición a las informaciones que mucha gente emite sin fundamento, en días recientes se ha sentido una menor demanda de la carne.

El productor de la región del Cibao José López dijo que en casos como el descrito, lo correcto es hacer lo que justamente están haciendo las autoridades: “Lo correcto es que esos animales infectados, que hay que insistir en decir que no son de granjas comerciales, se identifiquen, se eliminen y se aísle el lugar donde están Es importante evitar el traslado de animales de un sitio a otro”, sostuvo.

El viernes, la comisión designada por el Gobierno para enfrentar con medidas y controles los focos de fiebre porcina detectados en producciones, hasta ahora informales, se trasladó al municipio Cotuí, incluyendo personal militar que tiene la misión de establecer controles de movilidad de los cerdos. Entre el personal que llegó a Cotuí hay especialistas en sanidad animal de la Dirección General de Ganadería y el propio ministro de Agricultura, de acuerdo con informaciones ofrecidas por esta última institución.

El Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) informó ayer que apoyará a la República Dominicana en la contención y control de los focos registrados en varias localidades del país de peste porcina africana (PPA).

Lo hará a través de fondos de emergencia y acompañamiento técnico, que sean necesarios para la erradicación.

La OIRSA instó a sus Estados miembros, incluidos México, Centroamérica y República Dominicana, a intensificar la inspección de productos y subproductos pecuarios en puertos, aeropuertos y fronteras, para prevenir la PPA en la región, tomando en cuenta que es una enfermedad que de asentarse en cualquiera de esas naciones podría provocar innumerables pérdidas a la industria porcina.

Hasta ahora el brote ha sido detectado en animales de traspatio (no en granjas de producción masiva-comercial) en las provincias de Sánchez Ramírez y Montecristi, de la República Dominicana y se ha dejado claro que no afecta a los humanos el consumo de la carne.

El ministro de Agricultura dominicano, Limber Cruz, ha dicho que luego de los resultados de 389 muestras enviadas al laboratorio del Centro de Enfermedad Animal Plum Island, de Estados Unidos, se indicó la presencia de la PPA en una reducida población de cerdos.

“Se están tomando medidas inmediatas, como prohibir la movilización de cerdo, vivos o muertos, desde y hacia esas provincias. Las dos se han puesto en cuarentena”, ha explicado.
Adicionalmente, se realizarán levantamientos epidemiológicos periódicos en las provincias afectadas, control militar total en todos los puntos estratégicos de ambas provincias y se dará curso a otras medidas. “Es sumamente necesario asegurar la eliminación adecuada de los restos de alimentos en aviones o buques que proceden de áreas de riesgo”, dijo el director ejecutivo del OIRSA, Efraín Medina, en una comunicación remitida al Ministerio de Agricultura dominicano.

A través de la Dirección Regional de Salud Animal del OIRSA se aconsejó aumentar la vigilancia zoosanitaria en granjas y medios silvestres, establecer y ejecutar medidas de bioseguridad rigurosas en las granjas comerciales, así como notificar a las autoridades oficiales de salud animal de los países de inmediato sobre cualquier enfermedad aguda con fiebre alta, hemorragias en la piel, pérdida del apetito, diarrea, vómito, y con mortalidad de porcinos entre 2 y 10 días después de enfermar.

La Peste Porcina Africana es una grave enfermedad viral que afecta a los cerdos domésticos y silvestres, altamente contagiosa (entre la población de esos animales). Ha provocado, en los tiempos en que se ha presentado, cuantiosas pérdidas económicas y productivas en regiones de Asia, Europa del Este y África.

Reacción de países

Las autoridades canadienses decidieron aumentar sus controles de los vuelos procedentes del Caribe como medida para prevenir la entrada a ese país de la peste porcina africana, tras la detección de varios focos esta semana en cría traspatio (no en granjas comerciales) en la República Dominicana.

Las autoridades fitosanitarias canadienses expresaron en un comunicado su apoyo “a los esfuerzos de la República Dominicana” para controlar el brote.

Mientras, el Gobierno de Puerto Rico instó a las personas que viajen a República Dominicana a evitar la compra de alimentos de cerdo y las visitas a granjas de esa nación, luego de que se confirmara un brote de peste porcina africana en crianzas informales en dos provincias.

“Los supermercados en Puerto Rico, que es territorio estadounidense, no tienen entre su inventario de carnes dominicanas de ese tipo”, se informó.

Los que hay en Cotuí y la población montecristeña

De acuerdo con estadísticas oficiales, en la provincia Sánchez Ramírez, a la que pertenece Cotuí, existe una población de 15,000 cerdos, mientras que la de Monte Cristi es de 4,600, aproximadamente, la cual es una proporción muy pequeña comparada con la población total de cerdos del país, que se estima es de 1.8 millones.

En los últimos años han surgido brotes importantes de fiebre o peste porcina africana en sesenta países de casi todos los continentes. El Gobierno dispuso el jueves la activación del Comité Nacional de Emergencia de Enfermedades Exóticas de Animales Domésticos con el fin de asegurar que todas las instituciones del sector agropecuario operen de manera coordinada para garantizar la producción nacional de cerdos. Se ha asegurado que los recursos necesarios para compensar y apoyar a las familias dedicadas a la crianza de traspatio y en granjas estarán disponibles.