“Hasta pronto”, padre Luis Rosario

0
“Hasta pronto”, padre Luis Rosario
“Hasta pronto”, padre Luis Rosario

Santo Domingo. Con un féretro sin vidrio y el canto “despidamos todos juntos al hermano…hasta pronto, hasta el cielo”, fue sepultado la tarde de hoy en el cementerio Cristo Redentor el cuerpo del padre Luis Rosario, quien falleció ayer miércoles a consecuencia de la covid-19.

A su velatorio acudió el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Osoria; sacerdotes de distintas arquidiócesis de Santo Domingo y otras diócesis del país, así como salesianos, miembros de la familia salesiana, familiares, amigos y políticos.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Les recomendamos leer:

“…prefiero que la caja esté totalmente cerrada, sin vidrio, para que la gente no me vea, o mejor, para no ver a la gente. No quiero flores”, fue la petición que  expresó en vida el destacado líder religioso, a través de un escrito, donde dejó abierta la posibilidad de que se le colocarán una o dos rosas. Por eso el sepelio se realizó intentado cumplir con ese cometido.

Los restos del sacerdote de 76 años, fueron velados en la parroquia San Juan Bosco, del Distrito Nacional, ante cientos de presentes. Allí se ofreció una misa a cargo de monseñor Francisco Osoria.

“El país, la iglesia y la pastoral juvenil agradecen grandemente al padre Luis por su quehacer pastoral y todo su ministerio, entregado a Dios y a la iglesia; damos muchas gracias por su ministerio”, destacó Ozoria, al iniciar la liturgia.
En sus palabras finales, el arzobispo metropolitano de Santo Domingo recordó al altruista católico como “un hombre y sacerdote realizado”, porque puso sus dones y carismas al servicio de los demás.

El padre Luis Rosario fue un  sacerdote que se  distinguió por enarbolar los valores propios de la dominicanidad, la defensa de la vida y de los derechos humanos.

Así lo recordó José Pastor Ramírez, provincial superior de los salesianos de las Antillas, a su llegada al funeral en la parroquia San Juan Bosco, donde Rosario se desempeñó como sacerdote por varios años, hasta su muerte.

Pastor Ramírez aprovechó para hacer un llamado al Gobierno a mantener las ayudas sociales en pro de los jóvenes y niños que deambulan por las calles, para mantener el legado del destacado líder católico.

Al presidir la homilía, el inspector de los salesianos dijo que gracias a que el padre Rosario siguió el camino alineado por las bienaventuranzas, “hoy, se constituye para los jóvenes, para los salesianos, para la iglesia y el país en un ejemplo de trabajo, entrega y dedicación a los más pobres.
En tanto, Ranses Yorente, sobrino del fenecido coordinador de la pastoral juvenil, manifestó que nunca vio triste a su tío, sino que éste siempre mostró una sonrisa. La única ocasión, que recuerda, vio con lágrimas en sus ojos al párroco, fue cuando murió su abuela.
El “padre de todos” fue también elogiado por personas que él ayudó a salir de las calles y reintegrarse en la sociedad.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

“Le doy gracias a Dios y al padre Luis por ayudarnos mucho, a los niños de la calle, y por la casa de recogida. Él siempre estará ahí, en mi corazón”, dijo a elCaribe un adolescente que acudió al cementerio a dar el último adiós.

Asistieron al acto fúnebre y sepultura Vinicio Castillo Semán, Rubén Bichara, Enmanuel Esquea Guerrero, José Monegro (director del diario eldía), entre otras personalidades.

Comentar con su cuenta de Facebook