La importancia de proteger la piel

0

El cáncer de piel es el más frecuente de todos y esto se relaciona con uno de los factores de riesgo más prevenibles, la exposición solar y a los rayos UV.

Esta enfermedad puede afectar a todas las personas, independiente del tono de piel, aunque algunos tienen mayor predisposición que otros, pero con un diagnóstico temprano el cáncer de piel tiene muy buenas tasas de curación.
De acuerdo a la doctora. Mirvia Abreu, radioncóloga del Centro de Radioterapia Integral (RADONIC), el cáncer de piel se desarrolla cuando las células de la capa de la piel, que se llama epidermis, crecen de manera descontrolada.

“La epidermis está compuesta primariamente de tres tipos de células: células escamosas, basales y melanocitos, el tipo de cáncer dependerá de la célula de origen, por lo tanto, se clasifican principalmente en melanomas y cáncer de piel no melanoma”, especifica la especialista.

El carcinoma de células basales, es el más común de todos con un 80% de los casos, tiene crecimiento muy lento y siempre aparecen en áreas expuestas al sol como una pápula clara o color piel de larga duración semejante a un grano o lesión con sangrado recurrente, pero tienden a crecer localmente y sin un tratamiento quirúrgico temprano llegan a destruir los tejidos cercanos.