La Prohibición de la Hooka, La Ley 16-19, Cruz Jiminián y el Presupuesto de Salud Pública

0
44 views

Santo Domingo.- El doctor Félix Antonio Cruz Jiminián dijo que los jóvenes que están llegando con enfermedades crónicas tales como el COVID-19 y que están llenando los hospitales públicos y clínicas, es porque en un momento han usado hookah.

Sostuvo que lo peor que puede hacer un joven es usar hookah por que deben prohibirla. De hecho, la hooka (o Juca) fue prohibida en Febrero del 2019 por el entonces presidente de la República, Danilo Medina, con la ley 16-19. Además esta normativa indica que el uso del instrumento es transmisor de enfermedades y que en el país está incrementando el consumo de drogas.

Declaró en un programa radial que una vez expresó que hay que prohibir la hookah y alguien lo criticó en las redes, pero que no importa que lo critiquen, porque le importa la salud de los jóvenes.

“Todo el que usa hookah que espere la consecuencia fatales detrás de usar eso”, indicó. Es sabido que al igual que los fumadores de cigarrillos, los que fuman hookah tienen más riesgo de presentar síntomas severos del COVID-19 que los no fumadores.

El doctor Félix Antonio Cruz Jiminián sostuvo que la hookah como la inhalan de boca en boca, puede provocar hepatitis B y C y otras enfermedades.

Manifestó que lo peor que puede hacer un joven es usar la bendita o la maldita hookah.

“Llegan a los hospitales, y todos los pacientes que mueren por problemas pulmonares, jóvenes, es porque han usado hookah anteriormente. Deben prohibirla por el bien de esos jóvenes, por el bien de familia, siempre he dicho eso”, adujo.

Los problemas reales de la hooka y el gasto del Presupuesto de Salud Pública

Se sabe muy bien que los riesgos para la salud de usar hookah son serios. Fumar hookah durante una hora equivale a 200 inhalaciones de cigarrillo. Al igual que los fumadores de cigarrillos, los que fuman hookah tienen más riesgo de presentar síntomas severos del COVID-19 que los no fumadores, ya que tienen los pulmones más comprometidos.

Los que están cerca de un fumador de hookah también están expuestos a contaminantes en el humo de segunda mano de hookah, que son dañinos para los pulmones.

Además, la boquilla, la manguera y el agua de hookah pueden contener y transmitir bacterias de un fumador a otro cuando se comparte. Éste es un indicador serio de que el virus del COVID-19 también puede transmitirse al compartir las boquillas de hookah.

Lo que si sabemos es que si en el país se aplicara correctamente la ley 16-19 entonces no se gastara tanto dinero en el presupuesto de Salud Pública, que está usando una gran parte de todos sus recursos para combatir este problema nacional.