«La transformación digital es instalar de manera permanente y evolutiva la capacidad de toda la organización en aprovechar las nuevas oportunidades que entregan las tecnologías digitales para resolver problemas no resueltos.»

Mucho se habla hoy en día de la bullada “Transformación digital”, empresas de diversos tamaños e industrias se lanzan a crear productos digitales y automatizar procesos para mejorar eficiencia, abaratar costos y crear nuevos productos. Lamentablemente, más del 70% de las iniciativas de transformación digital no logran sus objetivos (Fuente BCG), y muchas de estas iniciativas siguen siendo rotundos fracasos (Muchos de ellos aún no se aceptan). Lo anterior nos hace reflexionar sobre las verdaderas razones de este mal resultado.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

En mi experiencia como empresario especialista en transformaciones digitales, he descubierto que la raíz del problema no suele estar en las tecnologías digitales, sino en nosotros, las personas y cómo nos relacionamos con estas nuevas tecnologías y todo parte por entender que implica transformarse digitalmente.

La transformación digital implica un cambio de transformación completo del negocio y/o crear uno por completo. La transformación digital es instalar de manera permanente y evolutiva la capacidad de toda la organización en aprovechar las nuevas oportunidades que entregan las tecnologías digitales para resolver problemas no resueltos. Lo anterior puede sonar sencillo, pero no lo es. Lo anterior implica cambiar la mirada de cada miembro de la organización para que vea cosas que los competidores no ven.

Le puede interesar: La Trillada “Transformación Digital”

Un caso emblemático que ayuda a entender el fenómeno es cuando la empresa Apple en sus primeros años era tentada por diversos inversionistas para tener una participación en la empresa. Steve Jobs en esos tiempos fue tentado por Xerox para comprar acciones, Jobs les comentó que accedería si le permitían acceder a sus laboratorios de ingeniería para “Ver que estaban haciendo”. La gerencia de Xerox gratamente aceptó, y cuando ya se encontraban mostrándole las maravillas en Xerox, Jobs vio algo que le llamó la atención, vio una pantalla en la que se veía un punto que se desplazaba y unos ingenieros movían algo en la mesa que se movía al compás del punto. Jobs intrigado le preguntó al gerente que era eso, a lo cual el gerente le responde que era algo trivial sin importancia. Lo que Jobs había visto, pero el gerente no, era una posibilidad tecnológica para que los usuarios de computadores interactuarán de manera más amigable con un computador, que en esos tiempos solo era una interacción por texto. Jobs había visto lo que hoy conocemos como “mouse” pero el gerente no lo vio. Luego Jobs reclutó a parte del equipo de ingenieros de ese equipo e hizo historia integrando esa tecnología en las nuevas versiones de sus computadores.

Jobs fue realmente un transformador digital, tenía la capacidad de conectar problemas o desafíos relevantes para sus usuarios con posibilidades digitales, Jobs invirtió tiempo, recursos y movilizó a su organización para crear un nuevo uso que otros no habían visto, la tecnología estaba, pero faltaba alguien que hiciera la intersección de problema/tecnología. Esta habilidad, que va más allá de lo digital es el gran desafío que deben lograr instalar las organizaciones en sus colaboradores para transformarse digitalmente.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Lea también: Innovación, Transformación y Ejecución

Comentar con su cuenta de Facebook

Hits: 0