La Web3 Ya Sufre de Ciberocupación o Cybersquatting: Que Pueden Hacer las Marcas?

0

¿Te has preguntado alguna vez por qué tantos nombres de empresas de Web2 son derivados sin vocales de palabras del diccionario? Piensa en ello: Flickr, Tumblr o incluso Twitter (originalmente llamado Twttr).

En algunos casos, la modificación es más fácil de registrar. Pero en otros, las startups se ven obstaculizadas por la práctica de la ciberocupación o cybersquatting, que lleva décadas y en la que los especuladores registran nombres de dominio que contienen palabras sencillas o marcas comerciales famosas (por ejemplo, tiktokcharts.com, secure-wellsfargo.org, paypal.net) con el sueño de sacar provecho vendiendo el dominio al titular real de la marca (TikTok, Wells Fargo y PayPal).

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Después de que la ciberocupación desenfrenada causara dolores de cabeza a algunas de las marcas más importantes del mundo, los legisladores promulgaron en 1999 dos leyes destinadas a frenar esta práctica: la Ley de Protección del Consumidor contra la Ciberocupación (ACPA) en Estados Unidos y la Política Uniforme de Resolución de Disputas de Nombres de Dominio (UDRP) de la ICANN. La ACPA tenía por objeto impedir que los ciberocupas registraran nombres de dominio de Internet que contuvieran marcas registradas con el fin de vender esos nombres de dominio a los titulares de las marcas, mientras que la UDRP otorgaba a los titulares de las marcas el derecho a impedir u obtener la transferencia de un nombre de dominio que utilizara su marca o pudiera causar confusión en torno a ella.

En Web3, el juego de la ciberocupación sigue siendo el mismo, pero se produce en el ENS en lugar del DNS.

Al igual que el Servicio de Nombres de Dominio (DNS) convencional, que vincula direcciones de servidores numéricos aparentemente arbitrarios con nombres fáciles de usar, ahora tenemos el Servicio de Nombres de Ethereum (ENS), un servicio impulsado por blockchain que recientemente registró su primer milión de usuarios.

Dado que un usuario de criptomonedas todavía no puede enviar o recibir activos digitales simplemente escribiendo el nombre de usuario o la dirección de correo electrónico de otro, se puede registrar un nombre ENS como jaldps.eth o PartyParrot.nft que puede redirigir a las personas o las transacciones a una dirección de cartera complicada.

Al igual que vimos en la década de 1990, los ocupantes ilegales están engullendo activamente los nombres de dominio .eth que contienen marcas comerciales famosas. En OpenSea, por ejemplo, nike.eth y amazon.eth están a la venta para cualquier comprador dispuesto a desembolsar siete cifras. El mercado es amplio y relativamente activo: Adele.eth se vendió recientemente por 6.000 dólares y boy.eth se vendió por 65.000 dólares, aunque otros dominios de menor precio permanecen durante meses sin venderse. En general, los registros de dominios .eth aumentan trimestre a trimestre.

La aparición de los dominios .eth aporta también una arista legal: A diferencia del DNS, el ENS es un sistema de nomenclatura abierto y descentralizado impulsado por la blockchain de Ethereum. Esto hace que los nombres de dominio .eth queden fuera de la jurisdicción de la ICANN, lo que significa que cualquier reclamación tradicional en virtud de la UDRP probablemente fracasaría por falta de jurisdicción.

Sin la ayuda de la ICANN, ¿qué puede hacer el propietario de una marca cuando descubre que su marca ha sido reclamada como dominio .eth por otra persona?

Hay dos estrategias útiles que se pueden emplear, pero ninguna de ellas dará lugar a una entrega forzosa del dominio al titular de la marca.

En primer lugar, los titulares de la marca deben enviar notificaciones de retirada a los mercados que venden los dominios .eth infractores. OpenSea, Rarible y Nifty Gateway disponen de procedimientos (con distintos grados de eficacia) para hacer frente a las violaciones de la propiedad intelectual.

Una vez que se envía una notificación de retirada a OpenSea, por ejemplo, OpenSea notificará al propietario del dominio que el listado ha sido retirado debido a una solicitud de retirada (lo que significa que ya no está a la venta al público). La notificación permitirá al propietario ponerse en contacto con el titular de la marca, lo que podría dar lugar a negociaciones más razonables, ya que el dominio ha sido retirado de la lista. Este enfoque podría dar lugar a una solución más permanente.

La ACPA establece la jurisdicción in rem sobre los nombres de dominio .eth, lo que se refiere a la jurisdicción sobre el activo físico y no sobre la persona a la que se acusa de ciberocupación.

Pero esta herramienta sólo puede utilizarse donde se encuentra el registrador que emitió el nombre de dominio. Si estas entidades no están ubicadas en los Estados Unidos a efectos jurisdiccionales, estos esfuerzos serán una pérdida de tiempo.

Si tiene éxito, el propietario de una marca podría hacer que el dominio se deshabilitara de forma permanente. Esto podría ser más efectivo que la primera opción, que da al propietario del dominio .eth la oportunidad de simplemente listar el dominio en un mercado diferente.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Sin embargo, los propietarios de marcas, especialmente los que poseen marcas famosas, no deberían dormirse ante la rápida reducción de la oportunidad de asegurar sus dominios .eth. No obstante, teniendo en cuenta los nuevos retos que se presentan, los esfuerzos para hacerlo deben ser estratégicos y persistentes para no perjudicar a la marca.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Comentar con su cuenta de Facebook