Las 12 frases más sorprendentes de Laurence Olivier en el día de su nacimiento

0

Un 11 de julio de 1989 muere el actor y director británico Laurence Olivier. Es conocido por trabajar en 120 obras teatrales, 60 películas y 15 series de televisión. Le rendimos homenaje con las 12 frases más sorprendentes de Laurence Olivier en el día de su nacimiento.

Este actor ganó el Óscar al Mejor Actor y Mejor Película por Hamlet y un Óscar honorífico por su trabajo en la película Enrique V.

¿Cuáles son las citas de Laurence Olivier?

Era tan encantadora, tan culta, tan divertida. Reúne las 3 cualidades de una esposa soñada: linaje, inteligencia y belleza.

El arte del comerciante consiste en llevar una cosa desde el sitio donde abunda al lugar donde se paga cara.

Se fue para siempre aquella mirada joven y alegre que yo amaba. No volverá nunca; la maté al contarte todo lo de Rebecca. Aquella niña en pocas horas se ha convertido en mujer.

¿Qué es en el fondo actuar, sino mentir? ¿Y qué es actuar bien, sino mentir convenciendo? 12 frases más sorprendentes de Laurence Olivier en el día de su nacimiento

A menudo pienso que si nos deslizáramos por los ojos del actor, encontraríamos un desván olvidado con juguetes y una copia del «Domesday Book».

Debería estar Elevándose distancia con la cabeza ligeramente inclinada hacia los dioses, se alimentan de caviar de Shakespeare. Un actor debe actuar.

La experiencia es algo que no consigues hasta justo después de necesitarla.

La oficina del drama es hacer ejercicio, posiblemente para escape, las emociones humanas. El propósito de la comedia es para hacerle cosquillas a esas emociones en una expresión de alivio de la luz, de la tragedia, para herir y traer el alivio de las lágrimas. El asco y terror son los otros puntos de la brújula.

De todas las cosas que he hecho en la vida, dirigir una película es la más hermosa. Es más emocionante y más cercana que una interpretación artesanal, como actor… Posiblemente pueda llegar a ser un creador.

El realismo no es copiar el arte de la vida. Significa incorporar la vida al arte: no limitarse a aceptar los hechos de la vida, sino elevarlos.

Comer una cosa o la otra es una cuestión de apetito y el apetito no tiene nada que ver con la moral. Por tanto, ningún apetito es inmoral. Mi apetito incluye ostras y caracoles.

Con los años me he dado cuenta de que los actores viejos necesitamos que nos dirijan. Hay muchos directores que se dejan impresionar por los famosos y tienen miedo de ofenderlos, cuando la verdad es que cuanto más viejos nos hacemos, más falta nos hace contar con la experiencia y el arte de los demás.