Desde que el ser humano comenzó a cincelar y modelar un todo de la nada, partiendo de su propia imaginación, hemos podido disfrutar de uno de las artes más complejas e impresionantes del mundo: la escultura. De ‘La Piedad’ al ‘David’ de Miguel Ángel, todas son sorprendentes e inigualables, pero hay que admitir que están muy vistas.

Por ello mismo, hoy hemos decidido hacer una recopilación de esculturas muy impactantes pero menos famosas que las mencionadas. Muchas están separadas por los años y son, lógicamente, hijas de su tiempo, pero todas ellas coinciden en su belleza y su curiosa idiosincrasia.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Venus de Willendorf

Tal vez a primera vista no parece la escultura más impresionante del mundo, pero su antigüedad ya nos hace replantearnos las cosas. La Venus, figura tallada de tan solo 11,17 centímetros y encontrada en Willendorf (Austria). Se cree que fue tallada alrededor de 30.000 o 25.000 años antes de Cristo, por lo que estamos ante una de las obras de arte más antiguas del mundo.

placeholder
Fuente: Wikimedia commons.

Fuente: Wikimedia commons.

Está tallada en piedra caliza, con ocre rojo, y representa una figura femenina, sin rostro y desnuda. Lo más llamativo son sus formas voluptuosas, elementos que los expertos han asociado con la reproducción sexual y la fertilidad.

El jinete de Artemisión

Antigua, aunque no tanto como la Venus, el jinete de Artemisión data del año 140 a.C y fue elaborado en la Antigua Grecia. Su historia es bastante impresionante, pues fue hallada entre 1928 y 1937 en varios fragmentos en el fondo del mar, al norte de una isla de la Antigua Grecia llamada Eubea.

placeholder
Fuente: Wikimedia commons.

Fuente: Wikimedia commons.

Tiene una escala muy aproximada al tamaño natural con una longitud de 2,9 metros y una altura de 2,1 metros y, probablemente, lo que más llama la atención es el contraste entre el caballo al galope y la perfección del pequeño jinete sentado sobre él, que mira hacia atrás con movimiento.

Julia

Una cultura patria tenía que tocar, y en este caso es Julia, el rostro de mujer ideado por Jaume Plensa (Premio Velázquez de las Artes en 2013) que actualmente decora Colón en Madrid.

placeholder
(iStock).

(iStock).

Está compuesta por resina de poliéster y polvo de mármol blanco, y además de transmitir un sorprendente sentimiento de paz con sus rasgos dulces y tranquilos, también sorprenden sus características planas, como si al observarla de perfil pudiera desaparecer en cualquier momento.

El tenedor

El precioso lago Lemán en Suiza (lugar que vio morir asesinada a la emperatriz Sissi de Baviera) alberga un curioso secreto en su interior: el tenedor. En la zona se encuentra la peculiar escultura obra de Jean-Pierra Zaugg y Georges Favre.

placeholder
(iStock).

(iStock).

Se trata sin duda del tenedor más grande del mundo (mide unos ocho metros de alto y pesa unos 450 kilos), y se instaló en 1995 por el décimo aniversario de Alimentarium, un museo dedicado a la alimentación.

La mano del desierto

Si alguna vez tus pasos te llevan al árido desierto de Atacama en Chile, podrás toparte con una escultura de once metros de altura, concebida por la mano y la mente de Mario Irarrázabal.

placeholder
(iStock).

(iStock).

En realidad, no hay consenso sobre qué significa realmente porque su autor ha querido dejar que cada visitante decida qué interpretación dar a la escultura. Algunos quieren ver en esa enorme y bella mano un homenaje a las víctimas de la dictadura.

Expansión

Es, probablemente, la más sorprendente de la lista, pero es que las esculturas de Paige Bradley son así. ‘Expansión’ fue creada, según palabras de su escultora, cuando se mudó a Manhattan y ella sentía la necesidad de que debía demostrar ante los críticos que no todo estaba hecho.


En general, las esculturas de Bradley suelen encontrarse en posturas oníricas, haciendo meditación o bailando. En este caso, está hecha en bronce y tiene electricidad, para crear esa metáfora de que hay luz en su interior.

Gimnastas sobre el puente Bernatek

En el puente Bernatek de Cracovia se deslizan, paralizados en el tiempo, unos gimnastas en suspensión que parece que en cualquier momento van a moverse. Se trata de una serie de esculturas (en total nueve) realizadas en 2916 por Jerzy Kędziora, que confieren una gran belleza al atardecer que puede vislumbrarse cuando te asomas para observar el Vístula.

placeholder
(iStock).

(iStock).

El puente, por otro lado, es bastante moderno también, puesto que fue construido en 2010. Une el barrio judío con la zona en la que en otro tiempo se encontraba el gueto, y tiene que soportar (como no podía ser de otro modo) el peso de los miles de candados de amor que se encuentran atados a él.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Desde que el ser humano comenzó a cincelar y modelar un todo de la nada, partiendo de su propia imaginación, hemos podido disfrutar de uno de las artes más complejas e impresionantes del mundo: la escultura. De ‘La Piedad’ al ‘David’ de Miguel Ángel, todas son sorprendentes e inigualables, pero hay que admitir que están muy vistas.

Comentar con su cuenta de Facebook

Hits: 0