Leche de vaca: mitos, ventajas e inconvenientes

0

La leche de vaca siempre ha sido considerada como una de las mejores leches que podemos beber. Llena de nutrientes y sobre todo con un alto contenido en calcio, siempre se ha dicho que desde pequeños la leche de vaca es imprescindible en nuestra dieta, pero también con los años se ha descubierto que son muchas las personas que tienen intolerancia a uno de sus componente: la lactosa. Descubramos ahora más sobre la leche de vaca: mitos, ventajas y inconvenientes.

Leche de vaca: mitos, ventajas e inconvenientes

La leche de vaca se bebe, los hombres, desde el amanecer de los tiempos, y desde los días en que el hombre pasó de cazador-recolector a granjero. Este alimento, junto con huevos, legumbres y cereales, ha contribuido significativamente a favorecer el desarrollo de la sociedad humana.

Desde hace tiempo sin embargo, frente a la leche de vaca existen otros tipos de leches o en realidad bebidas vegetales que suelen recomendarse también por sus muchas propiedades. Es el caso de la bebida de soja, la de avellanas, la de arroz o la de almendras pero a diferencia de la leche de vaca, no tienen calcio (aunque lo pueden añadir en su fórmula) , su sabor es distinto y además no tienen proteína animal, por lo que a pesar de ser una buena alternativa si eres intolerante a la lactosa, muchas personas creen que solo la leche de vaca es la que proporciona grandes beneficios a nuestro organismo, cuando en realidad, las bebidas mencionadas son también buenas.

Por otro lado, también existe la creencia que al beber leche de vaca, estamos quitando el alimento o el sustento a los terneros cuando en realidad no es así exactamente. Una vaca produce 35-40 litros de leche al día y un ternero, que pesa 35 kilos, necesita aproximadamente 3,5 litros al día por lo que nunca se lo beberá todo. No creamos tampoco que los terneros se mueren de hambre  por culpa del consumo que nosotros hacemos de leche, dado que reciben su ración de leche diaria y además, la UE promulgó una ley  hace años según la cual los terneros no podían ser alimentados solo con leche (en general era costumbre alimentarlos solo con leche) sino que también deben comer heno para un correcto desarrollo corporal.

Ventajas y desventajas de la leche de vaca

Analizados y disipados algunos mitos sobre la leche de vaca, conozcamos ahora los «pros» y los «contras» que tiene esta leche dado que desde muy pequeños estamos acostumbrados a beber leche de vaca y a oír que es buena para el organismo por la ingesta de calcio .

Sin embargo a pesar de que el calcio es su gran ventaja, esta leche tiene dos nutrientes dañinos : lactosa (que se encuentra en grandes cantidades en esta leche) y una proteína llamada caseína.

La lactosa es un carbohidrato presente en grandes cantidades en la leche, en particular la leche de vaca. Debe saber que nuestro cuerpo necesita una enzima (lactasa) para digerir adecuadamente la lactosa. Pero nuestro cuerpo deja de secretar esta enzima alrededor de los 3-4 años. Incapaz de digerir adecuadamente la lactosa en la edad adulta, el cuerpo no elimina esta gran cantidad de azúcares adecuadamente . Es esta lactosa la que probablemente se deposite en la próstata en los hombres y en las mamas en las mujeres y la que puede predisponer al cáncer. La lactosa también puede promover la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

En cuanto a la caseína, debemos considerar que constituye el 82% de las proteínas que se encuentran en esta leche pero solo el 42% de las que se encuentran en la leche materna. De hecho, es una proteína que originalmente estaba destinada a apoyar el crecimiento de un animal que ganará unos cientos de kilos en unos pocos meses, por lo que tampoco es demasiado bien digerida por nuestro cuerpo en la edad adulta.

En resumen podemos decir que es más que evidente que la leche de vaca es buena si tenemos en cuenta que es la  fuente más rica de vitaminas y minerales. Sin embargo, su consumo debería hacerse con preocupación especialmente en el caso de aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa para quienes las bebidas o leches vegetales podrían ser una buena alternativa.