Manchas rojas en los huevos: ¿Qué significa? ¿Son peligrosas?

0

Los huevos son, para quienes siguen una dieta omnívora, un ingrediente muy presente en la cocina española. Como siempre, la mejor opción es elegir huevos que sean de gallinas criadas en suelo (libres de jaula) o todavía mejor, de gallinas camperas pero en ocasiones al abrir un huevo, incluso comprado directamente en una granja, podemos encontrarnos con una mancha similar a un punto de sangre que nos hace dudar. ¿Se pueden comer los huevos con manchas rojas?.

Manchas rojas en los huevos: ¿Qué significa? ¿Son peligrosas?

Puede que alguna vez te hayas encontrado con el hecho de haber abierto un huevo para cocinarlo y que aparezca una pequeña mancha pegada a la yema. Un punto rojo que también puede estar mezclado con la clara y que nos puede hacer pensar que tal vez el huevo está en mal estado.

Cómo se forma un huevo

¿De qué se trata? ¿Puedo cocinar el huevo? Para entender qué es el punto rojo que puedes encontrar en los huevos , es útil conocer su estructura .

En el interior del huevo encontramos la yema, que está envuelta por la membrana vitelina (una especie de película) y que está conectada a la membrana de la cáscara (la testácea) por las chalazas, dos pequeños filamentos que mantienen la yema en el centro del huevo. El resto está compuesto por la albúmina que nutre al pollito (¡cuando la hay!) durante el período de desarrollo.

Qué es el punto rojo

Si el huevo tiene un punto rojo, debes saber que es simplemente una pequeña mancha de sangre . De hecho, durante la formación del óvulo puede suceder que se rompan algunos vasos sanguíneos, al igual que les ocurre a los seres humanos.

¿Es comestible?

Sí, no tienes que preocuparte: esta pequeña mancha de sangre que encuentras dentro del huevo no afecta su calidad ni su comestibilidad . Se trata de vasos sanguíneos rotos totalmente inofensivos y no tienen nada que ver con la fecundación del óvulo que se le suele atribuir, por lo que puedes batir el huevo sin problema  aunque será bueno que quites la mancha con la ayuda de un tenedor o la punta de un cuchillo y hacer el huevo sin más.

Por suerte aunque todos nos hemos encontrado en alguna ocasión con este tipo de manchas en los huevos, no son para nada algo común. De hecho se estima que solo entre el 1% y el 3% de los huevos que se venden tienen esta pequeña mancha.