Marco Aurelio: Las mejores frases de su libro ‘Meditaciones’

0

Marco Aurelio Antonino Augusto, a quien apodaban «El Sabio», fue un emperador y filósofo del Imperio Romano. Nacido en Roma en el año 121, y fue el último de los conocidos como «Cinco Buenos Emperadores». Durante su Gobierno hubo numerosos conflictos militares en Asia, y Marco Aurelio también tuvo que enfrentarse a una revuelta e las provincias del este con Avidio Casio al mando, al que derrotó.

Marco Aurelio escibrió la obra «Meditaciones» en griego helenístico, y aún a día de hoy, casi 2.000 años después, se considera el modelo de Gobierno perfecto. Se describe como como «una obra escrita de manera exquisita y con infinita ternura».

A continuación hemos seleccionado las principales frases que Marco Aurelio reflejó en «Meditaciones», sobre las que merece la pena reflexionar.

  1. Cuando te levantes por la mañana, piensa en el privilegio de vivir: respirar, pensar, disfrutar, amar.
  2. Observa constantemente todas aquellas cosas que toman lugar por el cambio, y acostúmbrate a pensar que nada ama tanto la naturaleza del universo como cambiar las cosas existentes y crear nuevas cosas semejantes.
  3. No sueñes con las cosas que no tienes, más bien reconoce las bendiciones de las cosas que sí posees. Luego, recuerda agradecido cómo estarías de ansioso si tus posesiones no fueran tuyas.
  4. Cuánto tiempo ahorra el que no se da la vuelta para ver lo que su vecino dice, hace o piensa.
  5. El orden universal y el orden personal no son otra cosa que diferentes expresiones y manifestaciones de un principio común fundamental.
  6. La única riqueza que conservarás para siempre es la riqueza que has obsequiado.
  7. Muchas veces me he preguntado cómo es que cada hombre se ama más a sí mismo que al resto de los hombres, pero a pesar de todo le da menos valor a sus propias opiniones de sí mismo que a las opiniones de otros.
  8. Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. Todo lo que vemos es una perspectiva, no la verdad.
  9. La primera regla es mantener el espíritu en calma. La segunda es ver las cosas frente a frente y saber qué son.
  10. Sólo haz lo correcto. Lo demás no importa. Caliente o frío. Cansado o descansado. Despreciado y honrado. Muerto u ocupado con otras tareas. Porque morir también es una de las tareas que debemos cumplir en la vida.