MUJERES TIC: Susana González, presidenta de EMEA de Rockwell Automation

0

Susana González Rockwell Automation

Nombre: Susana González
Cargo: Presidenta de EMEA de Rockwell Automation
Fecha de nacimiento: 1975
Hobbies: viajar, cocinar, caminar, remo y yoga
Estudios: licenciatura en administración de empresas por la Asturias Business School y MBA por la San Francisco State UNiversity

Entrevista con Susana González, presidenta de EMEA de Rockwell Automation

¿Cómo llegó al mundo TIC?

¡No fue a propósito! Fui a los Estados Unidos para obtener mi MBA y luego, cuando terminé, necesitaba un trabajo. Aterricé en esta empresa llamada Raychem, que acababa de ser comprada por Tyco International, que luego se convirtió en Tyco Electronics, y luego en TE Connectivity.

Entré para cubrir una baja por maternidad y terminé pasando 16 años en la empresa. Ni siquiera sabía lo que hacían al principio y no estaba demasiado familiarizada con la industria de la electrónica, pero entré en ese mundo y era un área que tocaba muchos campos interesantes, como el aeroespacial. Una de las unidades de negocios de TE, enfocada en clientes de automatización industrial, como Rockwell Automation, me acercó a este mundo.

Hace cuatro años, recibí una llamada para unirme a Rockwell Automation y no podía dejar pasar la oportunidad de pasar de una empresa centrada principalmente en la venta de componentes a una empresa que ofrece diferentes tecnologías, servicios y soluciones. Pensé “qué gran oportunidad” y después de 16 años, era hora de ver cómo operan otras empresas; fue una casualidad.

¿Qué es lo que más valora de su trabajo?

Sé que suena a cliché pero me gusta la gente con la que trabajo: es un entorno muy profesional con una cultura de inclusión y diversidad y ética. Aprendo cosas nuevas todos los días. Y realmente me gusta la sensación de que realmente puedo tener un impacto.

En su opinión ¿qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras STEM?

Hace cuarenta años, cuando era una niña y estaba creciendo, teníamos comportamientos diferentes: los juguetes con los que jugabas, las cosas que escuchabas. Las expectativas profesionales eran diferentes, los modelos a seguir eran también diferentes. El mundo es un lugar diferente: mira a Kamala Harris, por ejemplo. Tengo una sobrina que nació hace meses y sus oportunidades y perspectivas serán completamente diferentes. Entonces eso debería conducir a un cambio en las mujeres y las carreras STEM.

¿Cree que existe el “techo de cristal” en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Creo que hay un techo de cristal por todas partes y que se ha roto constantemente en los últimos cinco o diez años. Pero el mundo industrial y tecnológico a veces no es muy propicio y aún puede estar dominado por los hombres. Como líderes en el sector, tenemos el deber de abordar estas barreras, tanto dentro de nuestras propias empresas como en toda la industria como colectivo. En Rockwell Automation, por ejemplo, he sido una firme defensora de nuestro Consejo de Mujeres Profesionales para asegurarnos de que nuestras empleadas se sientan debidamente representadas y se escuchen sus voces. Iniciativas como estas pueden fomentar la inclusión y ayudarnos a dar grandes pasos para abordar los problemas de diversidad.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

Es un tema un poco controvertido. Puedes leer 10 artículos y cinco estarán a favor y cinco en contra. Tienes que marcarte objetivos, pero no sé si las cuotas son el enfoque correcto. Puede que no sea sostenible: puedes ocupar con mujeres puestos directivos relevantes y cumplir con la cuota, pero si no estás haciendo algo en el siguiente nivel, siempre tendrás un problema. Creo en los objetivos y en tener una línea de visión y estadísticas para mover la aguja. En Rockwell Automation no tenemos cuotas, pero tenemos muchos debates sobre los datos, las estadísticas y cómo fomentar la diversidad y la inclusión, y estoy de acuerdo con este enfoque.

¿Qué dificultades se encontró usted para llegar a la posición que tiene actualmente?

He tenido la suerte de que mi trayectoria profesional me haya dado la oportunidad de avanzar en mi puesto actual a una edad relativamente joven. He trabajado duro para llegar aquí y estoy feliz de estar donde estoy. No ha sido sin esfuerzo, y tras más de 20 años en empresas multinacionales, trabajando en diferentes industrias y en diversidad de roles y países.

Un 35% de alumnos no logra ni acabar el bachillerato ni la FP equivalente, ¿está en la educación el problema de la falta de perfiles especializados?

Me crié en España y si pienso en un sector que va a cambiar radicalmente en los próximos años, es la educación. El sistema educativo español está desactualizado y se basa en memorizar lecciones y aprobar exámenes. Con este tema, soy más fanática del sistema estadounidense, donde la gente en los negocios está más involucrada y cualquier persona puede ser enseñada por un profesional en esa industria, no necesariamente por alguien con un título en enseñanza. También hay más esfuerzo en el trabajo en equipo y en los casos de éxito, especialmente en las escuelas de negocios, así como en periodos de prácticas y trabajo práctico en combinación con los estudios.

Recientemente vi un video sobre la Universidad de Wisconsin-Milwaukee y su banco de pruebas de fabricación digital, que modela un entorno de producción de Industria 4.0. Ofrece una oportunidad para la investigación práctica y el aprendizaje sobre el tamaño de un lote, seguimiento y rastreo, control de movimiento y nuevas herramientas y tecnología de inteligencia artificial. Necesitamos más de este tipo de inversión y programas para educar a la fuerza laboral del futuro en todo el mundo.

¿Le han servido los estudios que hizo para realizar su labor actual?

Si. Tuve suerte de que mis padres siempre dieran prioridad a la educación y me apoyaran mucho. Me uní a un programa privado como estudiante, en colaboración con la Universidad Estatal de San Francisco. Pasé dos años en España y dos años en Estados Unidos. Conseguí una titulación en negocios internacionales y ha sido muy útil como base para las cosas que aprendí en el trabajo. Gracias a mis estudios en el extranjero, tuve la oportunidad de hacer unas prácticas de trabajo en una empresa estadounidense, que fue el comienzo de mi carrera profesional.

Si tuviera que aconsejar a un joven qué estudiar de cara a obtener un futuro laboral estable, ¿por dónde le orientaría?

Eso es muy difícil y no todos tienen que seguir la misma carrera. Pero mi consejo sería hacer algo de amplio alcance, algo relacionado con la ingeniería o en habilidades técnicas fundamentales que le permitan expandirse a otras áreas.

¿Hacia dónde cree que va el sector TIC? En su opinión, ¿cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

Leí un artículo que decía que en los próximos 30 años habrá trabajos que ni siquiera podemos imaginar hoy. Hay mucha controversia sobre los robots que hacen trabajos, pero puedo ver que todavía necesitaremos a los seres humanos. Sin embargo, el tipo de trabajo cambiará: tal vez los humanos no estén en la línea de ensamblaje y, en cambio, las personas tendrán que desarrollar sus habilidades para interactuar con las máquinas. Habrá una transformación en campos como el análisis de datos, donde habilidades innatas como el razonamiento y la resolución de problemas serán un complemento necesario para los avances en las capacidades tecnológicas.

IA, automatización, robótica, ¿de verdad cree que el futuro pasa por las personas?

No es lo uno ni lo otro: se debe mirar a las personas, los procesos y la tecnología. Las personas siempre serán una parte fundamental de la ecuación.