Nicky Soul: el merenguero que grabó el ritmo con el alma y con tres cajas de ron en cada tema

0

Nicolás Tavares fue bautizado con el sobrenombre de Nicky Soul parodiando la palabra alma, para señalar que era el centro de la orquesta Los Diamantes, con la que debutó por primera vez en Cayetano Germosén, provincia Espaillat, dirigida por Gerardo Veras.

Durante décadas construyó una carrera en la que sobresalieron temas de su autoría, entre ellos “Ping Ping como tú”, “Mil años con ella”, “Sí”, “Un pedazo e´pan y un poco e´café”, con los que fue bautizado como “la voz que acaricia el merengue”.

En el año 1971, el grupo Los Diamantes se trasladó a Santo Domingo y a los 16 años comenzó a cantar en el bar Herminia de la capital, donde solo entraba cuando iba a cantar desde el autobús donde permanecía.

Revela que, como director de orquesta, ha vivido diversas etapas y recordó cuando fueron a buscarlo a su casa, en momentos en que cargaba agua en la cabeza desde el río cercano donde vivía, su madre le permitió tres días para ir la ciudad y no regresó más.

Narra sus inicios cuando el conguero Juan Pichardo le buscó y a los 18 años formó parte de la orquesta de Félix Del Rosario, donde permaneció por varios años.

Grabó en esa época cuatro producciones: Los Magos del Ritmo, la All Star Band y la Santo Domingo All Star.

Recuerda que los músicos de las orquestas a mitad del siglo XX, consumían bebidas alcohólicas, y en aquellos tiempos cuando iba a grabar a un estudio cargaban hasta con tres cajas de ron para ingerir alcohol mientras realizaban la grabación.

El merenguero realiza ejercicios bucales diariamente y tomó cuatro años con el cantante Henry Elay.  Falsete, segunda y tercera voz.

+ Experiencia con Noriega
Nicky reveló que fue invitado por el entonces dictador Manuel Antonio Noriega a Panamá (fue dictador militar entre 1983 y 1989), donde permaneció por varios meses coincidiendo con la invasión norteamericana en 1989. 

Para entonces le hizo “Panamá encantador”, arreglado por Ramón Orlando y “Lealtad Torrijista”, temas que le encantaron al dictador que fue posteriormente hecho preso y deportado a los Estados Unidos, donde murió el 29 de mayo de 2017, a los 83 años.

Nicky Soul recordó que a Radhamés Méndez Vargas, quien lo llevó a ese país, lo vio con una ametralladora en momentos en que estaban saqueando y robando en las calles, una situación bien tensa, siendo auxiliado por un amigo del Comando Sur de los Estados Unidos.

+ Lo sacaron de Panamá

El cantante agregó que en esa ocasión lo fueron a buscar y le facilitaron un pase para entrar y salir de la base estadounidense, hasta que lo sacaron en un avión vía Venezuela hacia República Dominicana junto al grupo pequeño de 9 músicos, llamado la Orquesta Mella.

También recuerda que conoció a Radhamés Trujillo, quien le brindó una cena y par de botellas de vino, señalando que le reconocía como uno de los mejores merengueros.

Lo vio en otras dos ocasiones en Panamá “y me señaló que entraba y viajaba secretamente a la República Dominicana con frecuencia”.

El artista revela que lleva 30 años residiendo en los Estados Unidos. Sostiene que siempre se ha mantenido activo y actualmente produce dos temas: “El regreso a mi tierra”, de su autoría, y otro sin título, los cuales realizan arreglos junto a un amigo suyo en Santo Domingo.

Consideró que “lo más importante para repuntar con el merengue es mantener, la calidad, buen ritmo y que los arreglos musicales mantengan la armonía”.

“La promoción del merengue está buena en estos momentos, debido a que el ritmo se está levantando ahora en las redes. El Gobierno debiera actuar en las emisoras que, por ley, obligatorio se toquen cinco merengues cada una hora, porque es nuestro ritmo autóctono”, manifestó Soul.

Él fue de los pioneros en el género e integró el grupo de merengueros que alcanzó su mayor auge en la época de los 80´s.

Está convencido de que el relanzamiento del ritmo autóctono depende de sus protagonistas y las buenas letras.

Entrevistado en el parque profesor Juan Bosch de la 193 Street de Ámsterdam de Manhattan, Nueva York, por Miguel Ángel Rodríguez y este redactor, el intérprete de merengue, baladas y salsa señaló que Raulín y José Alberto El Canario son “los más duros” del género de la salsa, resaltando los dotes del intérprete de “Uno se cura” con el jaleo en el ritmo caribeño.