Oveja Dolly: historia y cómo fue clonada

0

Jamás en la historia una oveja fue tan famosa como la conocida oveja Dolly. En el año 1997 la ciencia dio un paso de gigante en su búsqueda de crear vida a partir de células adultas en un ser vivo. Ese primer ser vivo fue esta oveja escocesa que se convirtió, de la noche a la mañana, en uno de los personajes de finales de los 90.

Fue el Instituto Roslin de Edimburgo, de la mano de los científicos Ian Wilmut y Keith Campbell, los que consiguieron esta proeza para la ciencia gracias a la combinación nuclear desde una célula diferente a la un óvulo no fecundado y sin núcleo, extraída de la oveja Finn Dorset de seis años de edad.

El nacimiento se hizo oficial en 1997, aunque los científicos que participaron en el proceso llevaron a cabo más de 270 intentos en otras ovejas, gastando alrededor de 11.000 dólares en el proyecto.

Hijos y muerte

Dolly siempre vivió en el Instituto Roslin de Escocia, con tratamientos diarios y pruebas para comprobar constantemente su estado de salud.

De ella nacieron seis pequeñas ovejas crías en los años posteriores cuando fue cruzada con Welsh Mountain. En abril de 1998 nacía Bonnie, un año después los gemelos Sally y Rosie, y en el año 2000, la oveja Dolly tuvo trillizos: Lucy, Darcy y Cotton.

Desde 2001, Dolly comenzó a desarrollar una artritis que la acompañó hasta su muerte, aunque fue tratada con fármacos que consiguieron mitigar su dolencia.

Dos años después, en febrero de 2003, la oveja Dolly fallecía a causa de una enfermedad pulmonar. Los investigadores apuntaron que el tipo de oveja al que pertenecía Dolly suele vivir entre 11 y 12 años, pero ella solo llego a vivir seis años y medio.

Sin embargo, para muchos, Dolly vivió exactamente la vida en años que los ejemplares de su raza suelen vivir, ya que cuando nació, su edad real era de seis años, al ser clonada de una oveja con esta misma edad.

Estudios posteriores

La importancia de la clonación de la oveja Dolly trajo consigo nuevos estudios sobre la clonación. Este proyecto tenía un fin claro: lograr un aumento de la producción animal sin depender de la cría.

Igualmente, después del caso de Dolly como pionera en el mundo animal respecto a la clonación, han aparecido otros animales fruto de esta técnica científica que han vivido plenamente su vida, por lo que, para los investigadores que trabajaron con Dolly, su muerte no tendría nada que ver con ser un animal clonado.