Perxitaa: «A veces me dan ganas de salir del mundo del ‘streaming’ por lo que hay detrás»

0

El 16 de junio de 2012, Jaume Cremades (Cantarroja, 1991) abrió una cuenta en YouTube, entró en un servidor en línea del videojuego ‘GTA: San Andreas‘ y se convirtió en un payaso asesino. Por entonces, la plataforma propiedad de Google estaba muy lejos de convertirse en la fuente de negocio que es hoy, y los jóvenes que comenzaban a hacerse un nombre en su interior, como los españoles ElRubius o Auronplay, no cobraban ni un euro por el contenido con el que lo poblaban. La plataforma tampoco había tenido tiempo suficiente para enviciarse con los egos que, más tarde, engordaron al calor de la fama y el dinero. En el caso del valenciano, el único objetivo entonces

 era compartir partidas online en las que interpretar un rol concreto: desde el de un delincuente de gatillo fácil, hasta el de jedi de Star Wars.

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Nueve años después de iniciar su andanza, Jaume ya no es Jaume. Ahora, es Perxitaa; al menos para los dos millones y medio de seguidores que acumula en YouTube, y los otros dos millones que tiene en Twitch. Aunque, dependiendo del día, también puede ser Carlo, el mafioso con el que consiguió 5 millones de horas visualizadas dentro del gran evento de rol de Ibai Llanos Marbella Vice. U Horacio, personaje completamente improvisado junto a Auronplay, que pasó de barrendero a delincuente, y de ahí a policía. Su fetiche. «Horacio tiene mucho de mí. Al final es un ser humano que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas», explica en conversación con ABC el joven, que a estas alturas, con 30 años, lleva tiempo figurando entre los ‘streamers’ más populares de España.

Precisamente, esa popularidad le ha permitido publicar recientemente su tercer libro: ‘
El mundo del ‘roleplay’ con Perxitaa
‘ (Lunwerrg), en el que comparte lo aprendido a lo largo de una década creando personajes y desarrollando historias en los servidores de videojuegos como ‘GTA V‘ o ‘Minecraft‘. Uno de los contenidos que mejor funciona en YouTube y, especialmente, en Twitch, sitio pensado para el directo. «El libro no es una guía estricta. Son consejos que recogen lo que está bien para empezar. El juego de rol depende de cada uno. Hay unas normativas en cada servidor, pero puedes también crear el tuyo y hacer tu rol con tus propias normas», dice el ‘streamer’.

Perxitaa reconoce que, aunque lo ideal es intentar que el desarrollo del personaje tenga sentido -por ejemplo, que si trabaja como barrendero no se líe a tiros con otros usuarios- él mismo rompe las normas a veces. Como cuando en una partida ante miles de espectadores mató a otro usuario porque sí, simplemente porque Auronplay -el creador en español más popular de Twitch con casi 11 millones de seguidores- se lo pidió como regalo de cumpleaños. «Si no hubiésemos sido quienes éramos (dos creadores famosos), seguro que nos habrían echado del servidor», dice Perxitaa.

Y es que la fama que consigues en Internet tiene sus beneficios. Pero también sus pegas, que, además, no son pocas.

Detrás de la cámara

Una década en YouTube da para mucho. Entre otras cosas, para llegar a vivir de tu afición y ver cómo el dinero y los egos transforman un espacio en el que, en un primer momento, todo se hacía por amor al arte. De la inocencia de los primeros años en las plataformas ya solo quedan retazos. «Yo vengo de una época en la que todos nos llevábamos bien. Como no ganábamos nada de dinero, todo eran risas», dice el valenciano. «Cuando todo evolucionó, y llegaron las marcas y el dinero, empezó a entrar mucha gente. Los que ya estaban crecieron y, desde entonces, lo que hay por detrás de las cámaras muchas veces no es muy bonito. Se suele empezar muy joven, y con 17 o 18 años puedes ganar mucho dinero y perder la perspectiva de la realidad», continúa.

Aunque Perxitaa adora el ‘streaming’, y espera dedicarse a ello toda la vida, reconoce que, en ocasiones, tiene dudas: «A veces me dan ganas de salirme de este mundo por lo que hay detrás, que son agencias, marcas, mánagers, grandes empresas, peleas entre ‘streamers’». También destaca que «antes no ganabas un duro, pero tampoco había esas envidias y esas peleas. Hay mucha pelea detrás» y la mayoría de ellas, además, por culpa de los egos de los propios creadores. Avisa, por otra parte, de que la fama que se puede conseguir es tremendamente volátil y obliga al aspirante a dedicar la vida misma. A no parar, porque, si paras, en Twitch no facturas.

Los precios de las suscripciones de los usuarios, el principal negocio para el creador en el sitio propiedad de Amazon, han bajado. Mientras tanto, en YouTube las visualizaciones cada vez dan menos dinero, lo que obliga a muchos a estar pendientes de acuerdos publicitarios: «No hay contratos estables. Los contratos de las plataformas se basan en hacer directos y según generes suscriptores te llevas. Pero, claro, entonces no tengo vacaciones. Entonces no puedo descansar». Y, en la mayoría de los casos, tampoco para tirar las campanas al vuelo y esperar una jubilación soñada. Porque el negocio no funciona así. Al menos, a no ser que seas uno de los elegidos: «El top 5 de ‘streamers’ de habla hispana seguramente tenga la vida resuelta. Para los demás, puedes tener un año o dos buenos; pero no te da económicamente para estar tranquilo. Te hundes».

- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO -

Mejor lo que te guste

A lo largo de su carrera, Perxitaa ha compartido pantalla con muchos de los grandes ‘streamers’ españoles. Entre ellos, con Auronplay, uno de los creadores con los que más ha colaborado, o ElRubius (que amasa 10 millones de seguidores en el sitio de Amazon y más de 40 en YouTube). Con todo, si se le pregunta cuáles son sus amigos en Twitch o YouTube, él responde que «amigos es una palabra muy seria»: «Con Auron me lo he pasado bien y me lo sigo pasando muy bien. Con Rubius hace tiempo que no hago nada, pero me lo pasé genial en la época».

Teniendo en cuenta que la carrera del ‘streaming’ no es un camino de rosas, y que nadie te garantiza el triunfo -y mucho menos que el éxito sea duradero- Perxitaa recomienda a todos aquellos que quieran adentrarse ser constantes y, sobre todo, hacer un contenido que les guste: «No es fácil triunfar. Hay mucha gente que lo intenta. Muchas veces los más nuevos no lo entienden. Si haces algo que te guste, pero no te sale bien, al menos podrás estar orgulloso y feliz. No te llevarás un mal recuerdo».

Comentar con su cuenta de Facebook