¿Por qué mi ropa no huele a suavizante?: Los mejores trucos para potenciar el olor

0

No hay sensación más agradable que abrir la puerta de la lavadora y reconocer ese olor a suavizante que desprende nuestra ropa limpia. Igualmente, la sensación de que no tenga ningún olor, o incluso huela mal la ropa después de lavarla, suele ser muy desagradable.

¿Por qué no funciona muchas veces el suavizante y la ropa no huele como debería después del lavado? Lo podemos conseguir si ponemos en práctica unos sencillos consejos que nos ayudarán para que siempre, nuestros lavados, acaben con la ropa con olor a suavizante.

Escoger bien el lavado

Cada prenda de ropa tiene un lavado diferente. Si usamos un jersey o unos vaqueros un día, y sirven para utilizarlos al día siguiente, lo mejor es no mezclarlos en el armario con la ropa limpia, ya que, aunque no estén sucios, el olor no será el mismo que una prenda recién sacada de la lavadora. Estas prendas lo mejor es guardarlas fuera del armario.

Además, uno de los puntos clave para que nuestra ropa siempre salga con olor a suavizante es escoger adecuadamente los ciclos de lavado. Tenemos que tener en cuenta que los ciclos más largos son para la ropa más sucia, y viceversa. Así conseguiremos el olor adecuado en cada lavado que pongamos.

A estos lavados hay que añadir que tenemos que saber la cantidad de detergente y suavizante adecuada que poner a la hora del lavado diario.

Quitar olores fuertes

Hay prendas de ropa que, inevitablemente, tienen olores más fuertes que otras, como por ejemplo el tabaco y otros productos que suele dejar la ropa con malos olores. Posiblemente estas prendas no eliminen ese olor con un simple lavado.

Lo mejor es intentar que estas prendas pierdan un poco el mal olor antes del lavado principal. Podemos hacer un prelavado antes de meterlas en la lavadora, ya sea a mano o con una mezcla de agua y bicarbonato para aliviar esos olores más resistentes.

Tender la ropa

Uno de los puntos más importantes para que nuestras prendas salgan de la lavadora con el mejor olor posible y sobre todo, el agradable del suavizante, es que a la hora de tenderlas lo hagamos bien. 

Es muy importante extender bien la ropa en las cuerdas de tender o donde vayamos a dejar la ropa secar y procurar siempre que haya corrientes y aire libre para que se seque adecuadamente.

Debemos olvidar tender en lugares donde la ropa no se seque y la guardemos humedad, y que esta humedad hará que el olor de suavizante se convierta en  mal olor.