Prevenir el suicidio es posible

0

A algunas personas, los problemas pueden hacerlos pensar que la vida no vale la pena. Según el último reporte publicado este 2021 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año, cerca de 703 000 personas se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo. Afortunadamente el suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas, si se está pendiente a las señales.

La psiquiatra Anya Alcántara afirma que el suicidio no cursa de incógnito, a pesar de lo que se crea, siempre hay una señal, un cambio, por mínimo que sea. Es un mito el que dice que confrontar al paciente sobre si tiene ideas o intenciones suicidas o no, lo impulsará a hacerlo.

El suicidio es un problema que afecta a las personas durante toda la vida, y es la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 10 a 14 años; la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 24 años y las de 25 a 34; la cuarta entre las personas de 35 y 44 años; la quinta entre las personas de 45 a 54 años y la octava entre las personas de 55 y 64 años. “Estas estadísticas de suicidio reflejan solamente una porción del problema” enfatizó a ¡Qué Pasa!.

La doctora manifestó que el suicidio se asocia a varios factores de riesgo y de protección, y que al igual que los otros comportamientos humanos, no tiene una causa determinante única. Los factores del riesgo se asocian al nivel personal: antecedentes de trastorno depresivo y/u otras enfermedades mentales, desesperanza, abuso de sustancias, ciertas afecciones, intentos de suicidio anteriores, ser víctima o perpetrador de violencia, y determinantes genéticos y biológicos. A nivel sociocultural: relaciones altamente conflictivas o violentas, sensación de aislamiento y de falta de apoyo social, antecedentes de suicidio de un familiar o ser querido, estrés financiero o laboral.

También influye el nivel comunitario o hábitat: como barreras para la atención médica (por ejemplo, falta de acceso a proveedores y medicamentos). “Y algo muy subestimado, la disponibilidad de métodos contundentes para cometer el suicidio: representaciones del suicidio en los medios de forma amarillista sin seguir los protocolos que existen para dar este tipo de noticias sin suscitar la imitación, y el gran mal que afecta a la salud mental… el estigma relacionado con buscar ayuda para la enfermedad mental”.

Prevención
La profesional recalca que es posible prevenir el suicidio, y la mejor manera de lograrlo es mediante un enfoque que abarque los niveles individuales, red de apoyo, y todos los sectores, tanto privados como públicos en cuanto a los servicios de salud mental.

“De la misma manera que el suicidio puede compartir factores de riesgo, los factores de protección también se pueden utilizar para mejorar la resiliencia y mermar el riesgo de suicidio y de otras formas de violencia en los afectados. También hay evidencia que sugiere que la cobertura de las afecciones de salud mental en las pólizas de seguro médico y mejoras al acceso a los servicios y la prestación de estos puede reducir los factores asociados al suicidio y tener un efecto directo en las tasas de suicidio” dijo.

Continuó diciendo que si alguien se abre con relación a una idea de quitarse la vida, lo mejor es escuchar y explicarle que esto en ninguna circunstancia es una solución, sino una transferencia de dolor e impotencia perpetua para quienes le rodean y le aprecian.

Si tienes una ideación suicida o sospechas que alguien cercano a ti, lo mejor es buscar ayuda profesional.
“En la vida los problemas no se acaban, pero las soluciones tampoco. Reconoce que no quieres terminar con tu vida, sino terminar con una experiencia o momento difícil de tu vida; no acabes con la cosecha solo porque un fruto salió mal”.