Qué es un muñeco vudú y para qué sirve

0

¿Qué es el vudú? Hay quienes creen que es una religión en sí misma, aunque la definición más aceptada es la que dice que es una mezcla de creencias africanas y cristianas. Actualmente el vudú continúa siendo practicado por etnias de Togo y Benín. El tráfico de esclavos de África a América hizo que se sintetizara con las religiones nativas, dando lugar a creencias como el vudú haitiano, la quimbanda brasileña y otras manifestaciones en Colombia y Puerto Rico.

Debido a su amplio abanico de rituales, se define como animista ya que otorga alma a los objetos y teísta porque cuenta con varias deidades. Los practicantes entran en estado de trance para comunicarse con las divinidades y creen en los sacrificios en forma de ofrendas. Dicho de un modo sencillo, el vudú cree en la existencia de una entidad que no es accesible al ser humano y que se encarga de regir el universo sobrenatural. Por lo tanto, los seres humanos, a través de unas entidades llamadas loas, se comunican con dicho universo.

Muñeco de vudú: ¿qué es y para qué sirve?

El muñeco de vudú tiene la imagen y forma de una persona. Se confecciona con las características de la persona a la que se quiere representar y se elabora con tela. Una vez listo el muñeco, se coloca junto con diferentes objetos propios de la persona en cuestión.

Se tiende a creer que los muñecos de vudú únicamente se utilizan para producir el mal en una persona, pero también pueden atraer aspectos muy positivos como el éxito, la protección, la fortuna o el amor. Es más, en un principio se utilizaban para ayudar a los hechiceros a sanar a las personas.

Por lo tanto, se pueden utilizar con diferentes propósitos, siempre teniendo presente que pueden establecer contacto con la mente, el alma y el espíritu de una persona, aunque se encuentre a gran distancia.

Dentro de las creencias del vudú, se considera el muñeco como un medio mediante el cual se pueden transmitir pensamientos, emociones y sentimientos. Actúa a modo de instrumento con el que se establece una conexión directa entre el hechicero y la persona a la que se quiere influenciar.

En definitiva, los muñecos de vudú son representaciones de personas con forma humanoide para producir cambios, positivos o negativos, en sus vidas mediante rituales mágicos.