Sobreviviente de la dictadura trujillista afirma es un mito creer que en esa época se vivía mejor

0
1 views

SANTIAGO.-Un destacado empresario santiagués y sobreviviente de la dictadura trujillista, don Ulises Polanco, aseguró que es un mito afirmar que en esa época la sociedad dominicana disfrutaba de plena seguridad y tranquilidad pública como se ha vendido la idea en el país.

Precisó que para desmontar la falacia de que en la dictadura de Trujillo existió seguridad ciudadana, solo hay que recordar que en 30 años los asesinatos, deportaciones y desapariciones sobrepasaron la cantidad de 50 mil personas, cuando la población era de tres millones de dominicanos.

«En la República Dominicana el que robaba, asesinaba y deportaba a los críticos y contrarios al régimen era Rafael Leónidas Trujillo, por lo cual no se necesitaban ni ladrones ni asesinos, porque con él era suficiente», comentó don Ulises Polanco.

TE PUEDE INTERESAR: “Trujillo fue un promotor y victimario del merengue”

Insiste en que se debe corregir de una vez y para siempre, la herrada versión de que en la odiosa y oprobiosa dictadura trujillista se vivía mejor y en tranquilidad.

«Reitero que no es cierto que durante la tiranía trujillista las familias dominicanas disfrutaron de esa tan cacareada seguridad y tranquilidad», expresó Ulises Polanco, arrendatario del Hotel Matúm y presidente-fundador del Canal 29, Teleuniverso.

En ese contexto recordó que el sátrapa era amo y señor de la República Dominicana, refiriendo que se adueñó de decenas de empresas y negocios, tales como, Atlas Comercial Compañía, CxA, Compañía Anónima Tabacalera, Compañía Dominicana de Aviación, CxA, Chocolatera Industrial, Dominicana Industrial de Calzados, Fábrica de Aceites y Vegetales, Fábrica Dominicana de Baterías, CxA, Industria Nacional del Papel, Industria Nacional del Vidrio y Marmolería Nacional, entre otras.

Este testimonio lo ofrece don Ulises Polanco en ocasión de conmemorarse este 30 de mayo, el 60 aniversario del ajusticiamiento del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina y quien fuera víctima de los esbirros de la época.

Dijo que fue encarcelado en la fortaleza San Felipe, de Puerto Plata, fortaleza San Luis, de Santiago, en la cárcel de la 40 de Santo Domingo, cárcel del kilómetro 9, así como en la isla Beata y por último en la Victoria hasta la muerte de Trujillo siendo liberado 30 días después y que fue uno de los presos que la Organización de Estados Norteamericanos (OEA) encontró en la cárcel.

Trujillo fue abatido el 30 de mayo del 1961 por un grupo de patriotas,
cuando se dirigía a visitar una de sus amantes en San Cristóbal.